El pasado 9 y 10 de septiembre se registraron al menos 11 muertes de personas que protestaban por la muerte de Javier Ordoñez.

Esos dos días fueron de caos y violencia, y al parecer hubo un uso desmedido de la fuerza pública en contra de los manifestantes, dejando como resultado la muerte de 11 personas.

Si bien entre los manifestantes se filtraron vándalos y delincuentes que fueron los responsables de la quema de varios CAI y buses de Transmilenio, también hubo una fuerza desmedida de la Policía con consecuencias fueron fatales.

A pesar de las denuncias de los familiares, las investigaciones avanzan lentamente y hoy apenas se sabe lo que la Fiscalía General de la Nación reveló la semana pasada.

El ente acusador dijo que ya se tiene imputación de cargos por los hechos ocurridos específicamente contra cuatro víctimas, siendo aparentemente responsables tres uniformados de la Policía Nacional: John Antonio Gutiérrez, Jorge Lasso y un tercer implicado que no aparece en el informe.

Pero las víctimas siguen a la expectativa porque las investigaciones no avanzan, incluso uno de los abogados afirma que no ha podido tener acceso a los archivos del caso.

Por lo pronto, sólo se conoce la imputación de cargos a los tres uniformados, pero las investigaciones no avanzan y sigue sin esclarecerse la muerte de las 11 personas.