Restos humanos, vasijas y utensilios, utilizados hace quizá miles de años, son los que reposan en el subsuelo soachuno; por este motivo toda excavación que se haga, en el lugar que sea y en el momento menos pensado, puede ser motivo de un hallazgo arqueológico que se debe reportar de inmediato a las autoridades.


Un ejemplo de la riqueza arqueológica del municipio fue el que se presentó finalizando la semana anterior cuando los responsables de la construcción que se realiza en la Cra. 7 con calle 12, diagonal a la Iglesia San Bernardino, encontraron restos óseos de una persona, al parecer perteneciente a los indígenas que habitaron la zona.

Actuando responsablemente, los encargados de la obra avisaron de inmediato a las autoridades para hacer el procedimiento respectivo. Fue así que una comisión encabezada por el Director de Cultura, Ricardo Clavijo, el Director de Espacio físico y urbanismo, Álvaro Cabezas y la Inspectora segunda de policía, Gloria Giraldo, se desplazó al sitio para hacer la verificación, y en este caso, proteger el hallazgo.

“Se encontró la parte de un cuerpo, no sabemos aún los años que lleva ahí, ni el sexo de la persona. Se hizo la respectiva diligencia, se levantó un acto y dimos aviso al Instituto Colombiano de Antropología e Historia ICANH, como máximo rector en este proceso. Ahora le corresponde al mismo ICNAH, al antropólogo y a la constructora contratar el arqueólogo para que haga la prospección de esa parte y definir las características del hallazgo”, explicó Ricardo Clavijo, Director de Cultura de Soacha.

Clavijo aprovechó para reiterar que Soacha es un alto potencial arqueológico, lo que implica que toda constructora o entidad que vaya a hacer excavaciones, tiene que estar pendiente de los hallazgos y recomendó cumplir con el ‘Plan de manejo Arqueológico’.
Sin embargo aclaró que cuando hay hallazgos no se suspende la obra totalmente, como muchos aseguran. Lo que se hace es proteger el área mientras interviene el arqueólogo, pero se puede seguir trabajando a medida que se libere el terreno.

Otro ejemplo del alto potencial arqueológico de Soacha es lo que sucedió donde se construye la urbanización Torres del Camino, cerca al denominado ‘Campo de los locos’. Allí se encontraron restos y vasijas, lo que obligó a que los arqueólogos hicieran la respectiva prospección del terreno. “La obra no está parada, a medida que se va haciendo la prospección se van liberando ciertas áreas y así pueden continuar construyendo. Es un trabajo dispendioso, un proceso muy cualificado, lento, místico, pero necesario”, reiteró Clavijo.

El director de cultura destacó además los resultados generados a partir de la reunión del 18 de julio con el ICANH. “Mire que hay conciencia, es de comprensión y de entender que el patrimonio es fundamental para el municipio y el país. Tanto constructores como funcionarios comprendieron la importancia de nuestra riqueza arqueológica y han asumido este tema con mucha responsabilidad”, agregó.

Por lo anterior se recomienda que cuando se encuentren restos óseos, utensilios o vasijas, avisar de inmediato a la Dirección de Cultura, al CTI, a la Inspección de Policía o al mismo ICANH.
Para los interesados en este tema, la constructora de la urbanización Torres del Camino dictará el día sábado 18 de agosto, a las 10 am, en la Casa de la Cultura, una charla sobre hallazgos, normas y responsabilidades, enfocadas al tema arqueológico.