“Un pueblo sin democracia no aguanta más, desplazamientos y llantos se escuchan en nuestras tierras y en un pueblo que olvida fácilmente”. Es la expresión y la mirada cotidiana de estos jóvenes soachunos y rolos que se reúnen hace poco más de seis años para expresar sus sentimientos a través del género Heavy Speed Metal.


‘El hielo de acero y guerrero de fuego’ fue el nombre inicial de esta agrupación que en sus inicios hacía cosas más como Hard-Rock y ochenteras; S.I.A.W.F corresponde a las iniciales del anterior nombre y al giro musical que da la nueva alineación en el año 2009, que busca imprimir un sello más local y que caracterice el metal latinoamericano.

Actualmente la banda la conforman Daniel Mahecha en la voz, Edwar Ovalle en el bajo, Luis “el Japo” González toca la batería, Wilmer Salamanca y Freddy Barón en la guitarra, son quienes siguen el ideal heavy de sus orígenes, pero además ya están mostrando a sus seguidores “algo que cambió y que se siente”, como afirma Daniel.

Este año tienen proyectado su primer sencillo llamado “Solo una razón”, donde temas como Falsos héroes’ que muestra su lado crítico hacia la política, ‘Más que un recuerdo serás’, que relata la historia de un amigo de la banda que falleció años atrás y ‘traidor’ donde se describe al amigo más amigo que se la hace, son historias que encuentran en la cotidianidad de Soacha centro, Ciudad Latina, Bosa y el barrio Santander, al sur de la capital, y que se convirtieron en temas de este primer EP. “Queremos mostrar el mensaje individual y plural del país y del continente, ligados a nuestras raíces y no copiar lo del otro lado, nacimos y aprendimos fue a hablar en colombiano, esa es la fuerza real de la banda”, son frases en las que coinciden los integrantes.

En su trayecto musical han tocado en eventos y lugares importantes junto a bandas reconocidas en la escena local y extranjera, espacios como la Media Torta, la Universidad Distrital y Kaoz Bar, son lugares donde han sentido la fuerza de sus canciones por parte de la gente que los escucha. “Es una gran satisfacción que al final del toque, alguien que no te conoce, te diga: severa energía” comenta Wilmer Salamanca.

Estos jóvenes, de edades entre los 21 y los 27 años, comentan que grabar y que la gente recuerde lo que ellos interpretan, es de las experiencias más gratificantes; cada tema lo trabajan con ganas para mostrar lo mejor de sí mismos y el valor de la amistad que hay entre ellos. Por ahora continuarán trabajando en construir un sonido propio y seguir haciendo su aporte al metal nacional y al mundo entero.

Por: Rodrigo Vargas Timote