En el Barrio Santa Rosa de la comuna seis, por iniciativa de la Junta de Acción Comunal y con el apoyo de sus habitantes, en una jornada de aseo limpiaron las calles más afectadas por el basurero que los rodea desde hace más de un año, y donde Aseo Internacional y la Alcaldía municipal no prestan atención a las necesidades de la comunidad, siendo insuficiente la ayuda para cubrir los problemas que los asechan a diario.


Circo-Hermanos-Gasca-Soacha

Circo-Hermanos-Gasca-Soacha

La comunidad pide a gritos colaboración para el aseo de este predio y el cerramiento del mismo, y así evitar que sigan botando escombros, basuras y animales muertos; además este espacio está siendo invadido por jóvenes delincuentes, convirtiéndose en un espacio para el tráfico de drogas.

La principal causa de este delicado problema es un lote que se encuentra ubicado entre las calles 24 y 25, y la carrera 1 por la transversal 2°.

“Nosotros tenemos un problema con un lote que lo tienen como escombrera prácticamente los barrios San Mateo, Mariscal Sucre y Porvenir, incluso el mismo Santa Rosa lo cogió de botadero de basuras. Ya hicimos oficios a la Alcaldía y formulamos un derecho de petición pero nada; la respuesta es que no hay escombrera, entonces qué tenemos?, un poco de infección, drogadictos y ladrones. Todas las noches la gente dice que la roban y esto nos tiene perjudicados, llevamos muchos años y el propietario del lote dice que ya lo vendió y nadie responde por el espacio, así que le hemos pedido a la alcaldía que lo done para un salón comunal. Planeación, Medio Ambiente y la Policía de Tránsito vinieron hace cinco meses, visitaron el lugar, tomaron fotos y hasta el momento no han hecho nada”, indicó Sofía Rubio, Presidenta de la JAC del Barrio Santa Rosa.

La comunidad pide que se limpien sus calles, ya que pagan valores excesivos en la factura de aseo, solicitan que el Alcalde Juan Carlos Nemocon acepte la invitación que le enviaron para que se acerque y vea cómo se encuentra la comunidad.

La Rectora del Colegio Cristiano Manantial de Vida, Jenny Vélez, argumentó: “Se genera porque al costado del colegio hay un lote desocupado y la entrada esta destapada, entonces la gente al encontrar solo pasto cree que puede arrojar basuras. Incluso hay quienes dicen que las constructoras envían sus residuos, cosa que afecta no solo el colegio sino a toda la comunidad, porque al haber un terreno desocupado facilita el ingreso de personas un poquito desadaptadas socialmente, eso además genera inseguridad”.

Se espera la colaboración para que el barrio cuente con la prestación del servicio de recolección de basuras y escombros, pero la respuesta siempre es la falta de escombrera.

“Actualmente hay mucha inseguridad, la otra es que este lote se volvió un botadero de basuras y los vecinos de los otros barrios vienen aquí a arrojar sus desechos; hay quienes pasan a las 10 u 11 de la noche y dejan la bolsa, pero cuando uno les dice le contestan groseramente, por lo tanto pedimos que encierren el lote. En tres oportunidades han dicho que van a venir a limpiarlo pero hasta el momento nada, eso está en palabras y a la hora del té no han hecho nada; cada día es más complicado y estamos esperando hace más de un año ayuda de las entidades competentes para la solución de los problemas de aseo y arreglo de nuestro barrio”, finalizo Nancy Peñaloza, vecina de Santa Rosa.