El único espacio para el deporte, la recreación y el esparcimiento de los habitantes de la comuna dos sigue en manos privadas y no se ve una posibilidad cercana de recuperarlo para el uso público. Se trata del denominado “Campo de los locos”, el mismo que la administración pasada prometió recuperar y que ahora es foco de delincuencia e inseguridad.


Desde hace ocho años los habitantes del barrio Villa Clara y otros de la comuna dos están a la espera de recuperar el famoso “Campo de los locos” que durante los años noventa albergó el deporte de todo el municipio, cumpliendo su función de polideportivo.

El que en algún tiempo representó un lugar de importancia para todo el municipio, ahora es descrito por la comunidad como un potrero que si bien sigue siendo utilizado ocasionalmente por clubes deportivos para el entrenamiento de sus beneficiarios, no cuenta con las condiciones aptas para la ejecución de actividades deportivas. Sin embargo la comunidad ha sido reiterativa en la necesidad de recuperar el Campo de los locos para que se convierta en el único polideportivo de la comuna dos.

“Es el único sitio que cuenta con el potencial para la construcción de un espacio donde todos los deportistas del municipio y específicamente de la comuna dos puedan fortalecer su aprendizaje, además teniendo en cuenta su cercanía al Coliseo General Santander, sería de gran ayuda para que los jóvenes tengan un s espacio más para ejecutar sus actividades”, expresó Marta Vichada, residente del barrio Villa Clara.

Como es sabido por los habitantes de la comuna dos, el actual estado del Campo de los locos y sus dimensiones se prestan para el aumento de la percepción de inseguridad. Primero, según las descripciones de la comunidad, las acumulaciones de tierra que lo rodean y que en ocasiones cumplen la función de gradas para los partidos improvisados, facilitan que los delincuentes se escondan durante las noches para sorprender a sus víctimas y robarles sus pertenencias o hacerle daño a las personas.

Y si bien sobre la carrera 9 los límites del campo se encuentran arborizados, las mismas plantas de más de 6 metros de altura son el escondite que han usado los vándalos para lanzarse sobre las personas, facilitando mucho más el robo de sus objetos; este actuar va acompañado de la escasa iluminación que hay en el entorno del parque, que en su interior no cuenta con ninguna luminaria.

Teniendo en cuenta el uso que la comunidad necesita darle al campo para impactar positivamente en el desarrollo deportivo de los jóvenes de las instituciones y pertenecientes a clubes y academias, y el mejoramiento de las condiciones de seguridad de los barrios colindantes al terreno, los habitantes preguntan vehemente qué ha pasado con la adquisición del predio que incluso el exalcalde Juan Carlos Nemocón prometió durante su candidatura que lo convertiría en un sitio para eventos culturales y deportivos, pero que finalmente no mostró resultado alguno.

“Necesitamos saber qué pasó con la adquisición del Campo de los locos, se supone que la Secretaría de Planeación estaría al tanto de la adquisición del predio que figura como privado desde hace varios años y que nos aseguraron que en caso de no ser comprado sería declarado como bien público para poder recuperarlo. No obstante hasta el momento no ha pasado absolutamente nada y creemos que es necesario saber qué es lo que pretende esta administración con dicha adquisición, porque hay que tener en cuenta que es un espacio de uso obligatorio para el deporte en Soacha”, recalcó Luis González, presidente de la Junta de Acción Comunal de Villa Clara.

Al indagar en la administración municipal sobre el tema, la respuesta respecto al proceso en el que hasta el momento va la obtención del Campo de los locos no fue posible, ya que a pesar de dejar durante varios días de anticipación las inquietudes de la comunidad planteadas, la secretaria de Planeación Andrea Rozo finalmente aseguró que no daría declaraciones hasta no tener claros los aspectos jurídicos del caso.