El Instituto Colombiano de Bienestar Familiar ICBF informó que ha recibido 430 denuncias diarias por este delito.

Solo en la primera semana de cuarentena, a la Policía Nacional llegaron  227 denuncias por violencia intrafamiliar y, aunque son cifras menores a las de la misma época del año pasado, no dejan de ser preocupantes. Estos hechos ponen sobre la mesa las dificultades que pueden vivir algunas personas por cuenta de tener que convivir todo el tiempo con sus agresores.

Según el ICBF, quienes están pagando los platos rotos son los niños. Reflejo de esto son las 430 denuncias diarias que está recibiendo la institución por maltrato a los menores.

Las autoridades han advertido que durante la cuarentena se bajaron delitos como el homicidio y los atracos callejeros, pero se incrementaron otros como los informáticos, la piratería terrestre y la violencia intrafamiliar.