Denuncias de la Unión Temporal GH, una de las dos firmas proponentes para ejecutar un contrato por 9.500 millones de pesos cuyo objeto es el traslado de redes de servicios y construcción del espacio público, necesario para que entre en operación el Transmilenio en Soacha, tiene tambaleando esta adjudicación y el proceso podría ser declarado desierto por tercera vez.


Las diferencias comenzaron cuando miembros de la Unión Temporal GH aseguraron que el Consorcio San Brendan está integrado por la empresa española Fagar Servicios, la cual habría acreditado una experiencia falsa a través de otra firma europea denominada Indomo. Además el abogado Luis Antonio Montalvo denunció que un integrante del Comité evaluador del contrato, refiriéndose al ex funcionario de la secretaría de educación Ebert Méndez, se reunió con miembros del consorcio colombo-español, favoreciéndolos con información privilegiada, hecho que a su criterio rompería el principio de igualdad.

Precisamente el pasado viernes, durante la audiencia de adjudicación del millonario contrato, integrantes de la Unión Temporal GH reiteraron el posible favorecimiento, hecho que obligó a funcionarios de la alcaldía de Soacha a leer la resolución 488 del 19 de julio de 2013, mediante la cual se aparta a Méndez del comité evaluador y se nombra su reemplazo.

Sin embargo, los abogados de la Unión Temporal GH fueron más allá. Denunciaron a la empresa española por no cumplir con sus obligaciones tributarias y de evadir impuestos, afirmaciones que fueron rechazadas por el consorcio.

Lo cierto es que los señalamientos y denuncias de GH obligaron por segunda vez a aplazar la audiencia, la cual fue convocada de nuevo para este martes 30 de julio.

Las reacciones

Ante la posibilidad de declarar desierto el proceso y debido a los rumores de que el municipio perdería los recursos asignados y las obras de Transmilenio en Soacha quedarían nuevamente estancadas, la reacción de los habitantes no se hizo esperar.

“Me parece superdelicado porque el alcalde nos ha asegurado que el Transmilenio entra a Soacha en diciembre, y si no adjudican el contrato de espacio público y traslado de redes, significaría que tendríamos que esperar hasta el otro año y quién sabe hasta cuándo veremos los articulados en el municipio”, manifestó Maritza Sánchez, habitantes del sector de Compartir.

“No entiendo por qué no hacen las cosas bien desde el comienzo. Se supone que eso lo iban a adjudicar a comienzos de junio y miren. Han pasado dos meses y nada. La verdad pienso que es más negligencia y corrupción que otra cosa”, agregó Milton Martínez, residente en el centro de Soacha.

“Lo que deben es analizar si las denuncias son verdaderas o no, porque es que al fin y al cabo los perjudicados somos los habitantes de Soacha. Si el Transmilenio se sigue demorando, ellos no ganan ni pierden, los que necesitamos el transporte y mayor movilidad somos los que vivimos aquí”, finalizó Cecilia Mendoza, residente en San Mateo.