Habitantes y líderes de las urbanizaciones Acanto I y II de Ciudad Verde participaron del curso escuelas de seguridad ciudadana promovido por la Policía Nacional y apoyado por la agrupación residencial de este macroproyecto de vivienda. Fueron 22 personas capacitadas que desde hoy se convierten en apoyo importante en temas de convivencia y seguridad.


Para el coronel Pedro Carpio, comandante del Distrito de Policía Soacha, los capacitados son personas que se han articulado de manera directa al trabajo y quehacer institucional. “Ellos son los que van a trabajar muy de la mano con la institucionalidad y por su puesto se convierten en un puente importantísimo con el resto de la comunidad, lo que va a generar un empoderamiento en temas como la cultura de la legalidad, el trabajo de las instituciones y en colocar esos cortafuegos a todos los flagelos y fenómenos que afectan a la sociedad”, explicó el oficial al tiempo que invitó a buscar los mejores propósitos para proteger a los niños y a la familia, con el fin de fortalecer el civismo y la convivencia.

Las 22 personas capacitadas trabajarán de manera voluntaria y directa con las autoridades, valiéndose de los conocimientos básicos que aprendieron. “No los vamos a emplear en tareas de investigación del delito, pero sí jugarán un papel importante en el mejoramiento y promoción de la convivencia; recordemos que son muchas las teorías que dicen que donde hay caos y desorden, prosperarán las contravenciones, la actividad delincuencial y aquellos fenómenos que hoy son los monstruos para la sociedad y nuestros jóvenes. Ellos lo que van a hacer es trabajar para que vuelvan las buenas prácticas de vida, que se luche por los espacios de la ecología, la protección del medio ambiente, la buena crianza de los hijos y detalles como la tenencia de mascotas”, agregó el coronel.

Por su parte, los capacitados exaltaron la labor de la agrupación residencial Ciudad Verde y de la Policía Nacional, argumentando que son cursos útiles, especialmente para quienes han llegado sin nunca haber vivido en propiedad horizontal.

“Esto es un apoyo muy bueno que nos da la Policía para saber cómo actuar frente a los delincuentes, sin necesidad de pelear con ellos. Se trata más bien de cooperar con la Policía y concientizarnos que la seguridad la hacemos todos. Vimos normas de tránsito y transporte, drogadicción, y vinieron los del Gaula, la Sijín, la Dijín y otros entes a educarnos y decirnos qué hacer en cada problema, cómo actuar y el paso a seguir”, explicó Clara Inés Bojacá, habitante de Acanto I.

“Nos capacitaron 24 horas en temas como seguridad ciudadana, relaciones humanas, defensa personal, código de Policía y normas de convivencia, entre otros. El objetivo es unirnos para que tengamos más seguridad en Ciudad Verde, porque desgraciadamente llegamos con un estigma de ser los más malos del sector, pero lo importante es que somos el primer grupo que se capacita en la Escuela de seguridad y convivencia”, agregó Indalecio Suárez, presidente del Consejo de Administración de Acanto uno.

El proyecto Escuelas de Convivencia y Seguridad Ciudadana se extenderá a otros sectores del municipio en la medida que los habitantes y líderes participen y sean conscientes que para derrotar la delincuencia se requiere trabajar de la mano con la Policía Nacional.

“Mi Policía y yo con un mismo corazón, porque estamos sintonizados y todo el mundo siempre por regla general quiere hacer el bien y colocarle obstáculos a esos fenómenos que nos afectan, especialmente a la familia y a los niños; esperamos la presencia de los aliados, con toda la institucionalidad en pleno, muy articulados con la administración municipal para seguir avanzando y construyendo paso a paso, firmemente todo lo que tiene que ver con la seguridad y la convivencia en el municipio”, finalizó el coronel Pedro Carpio.