En 18 días de campaña en contra del alcalde de Fusagasugá ya se han recolectado más de diez mil firmas que servirán de soporte para solicitar la revocatoria de su mandato.


El comité pro revocatoria, integrado por opositores, concejales y un sector de los habitantes, necesita por lo menos el 40 por ciento (unas 5.200 firmas) de los más de 13 mil votos que el mandatario consiguió en las pasadas elecciones, para que la Registraduría autorice convocar a la comunidad a un nuevo proceso, en el que decidirán si el alcalde Páez debe continuar o no en el cargo.

Si el Comité logra superar ese requisito, se necesitará al menos el 55 por ciento de los votos válidos de la elección para alcalde.

El mandatario local dijo que los promotores se están valiendo de mentiras y afirmó que él ha cumplido con el 83% de su programa de gobierno. Explicó que el intento por revocarle el mandato responde a intereses políticos y denunció que se está convocando a la comunidad a través de mentiras y engaños.

«Por ejemplo, les están diciendo a las personas que yo quiero privatizar la empresa de servicios públicos, todo porque el municipio entró a hacer parte del plan departamental de aguas. Eso es falso. Ellos recogieron unas 11 mil firmas porque querían que la inclusión al plan fuera aprobada por consulta popular, pero esa es una responsabilidad del municipio y tuvo el aval del Concejo».

El alcalde Páez recordó que el año pasado la Secretaría de Planeación de Cundinamarca calificó el cumplimiento de su programa de gobierno con una eficiencia de 83,07 puntos sobre 100 y que su administración emitió un comunicado en el que refutó cada una de las 20 razones con las que se promociona su revocatoria, por medio de panfletos.

Por el lado de los opositores, el concejal Eduardo Cubides dijo que el objetivo es obtener el respaldo de más de 15 mil personas que estén en desacuerdo con el mandato de Páez. «Estamos recorriendo, con megáfono y camisetas verdes, cada uno de los barrios, de 10 de la mañana a 1 de la tarde y de 3 a 5 de la tarde», dijo Cubides, quien aseguró que detrás de la revocatoria están personas vinculadas a los partidos Liberal, Polo Democrático y Cambio Radical, así como organizaciones civiles y habitantes del común.

Los promotores de la revocatoria agregaron que el alcalde ha incumplido su programa de gobierno, pues, según ellos, hasta la fecha no ha garantizado la cobertura en educación para el ciento por ciento de los niños. Dicen, además, que no ha implantado las estrategias que prometió para la «internacionalización de la producción económica, cultural y social de Fusagasuga», y aseguran que no se han adelantado programas de vivienda para las poblaciones vulnerables.

El duro camino de las revocatorias de mandato

En los cerca de 15 años de creación de la revocatoria del mandato, que les da a los colombianos la posibilidad de exigirles resultados a sus alcaldes y gobernadores, ningún intento por aplicar éste mecanismo ha prosperado.

Hasta agosto de este año, la Registraduría ha contabilizado 30 procesos desde 1994, cuando se expidió la Ley 134 sobre mecanismos de participación ciudadana. Este año, en el departamento de Cundinamarca también se promovió la revocatoria del alcalde de Apulo, Antonio de Jesús Torres, pero hasta ahora no ha prosperado, pues el mandatario denunció que se estaba convocando a los firmantes para apoyar proyectos de vivienda en el municipio.