La frase la pronunció hoy el Secretario de Educación de Soacha Segundo Abel Suárez durante el debate programado en el concejo, donde se hizo presente una delegación del corregimiento uno de «El Charquito».


Para el largo debate se citaron a todos los Secretarios de despacho y algunos directores a quienes se les solicitó un informe detallado con respecto a los gastos generados, según la aprobación del presupuesto general para la vigencia del año 2009.

resultados.plebiscito-soacha

resultados.plebiscito-soacha

Pero sin duda el tema central fue el transporte escolar para los niños del corregimiento uno y las diferencias que se generaron entre el Secretario de Educación y un sector del concejo. El ponente del proyecto de acuerdo No. 36 José Martín Peñuela y algunos concejales se mostraron molestos con el titular de Educación por el mal entendido suscitado ayer con la delegación de El Charquito.

Se culparon mutuamente por la falta de transporte para los niños en el sector rural, y el concejal Martín Peñuela exigió una explicación al Secretario, argumentando que el año anterior el cabildo aprobó-dentro del presupuesto para la vigencia 2009- $3.800 millones con detino al rubro de calidad en donde se incluye la prestación del servicio de transporte escolar. Reclamó y exigió explicación por qué se contrató sólo servicio por seis meses y no por todo el año lectivo.

Otros concejales como Ramón Zapata y Norberto Cuenca respaldaron la petición de Peñuela y exigieron respeto para la Corporación edilicia del municipio, teniendo en cuenta que el recinto no se puede convertir en un campo de batalla.

Resultados-plebiscito-Cundinamarca

Resultados-plebiscito-Cundinamarca

Pero a la hora de la explicación del Secretario Segundo Abel Suárez las cosas se fueron aclarando. Argumentó que de los $61.000 millones que el Sistema General de Participaciones le gira al municipio, efectivamente $3.800 millones se destinaron al rubro de calidad educativa, distribuida en diferentes items: capacitación, contrucción e infraestructura, mantenimiento, dotación de materiales, mantenimiento de equipos, pago de servicios públicos, alimentación, transporte, pago de la deuda, Fondo de servicio Educativo y asistencia y mejoramiento. Los 57 mil millones restantes se destinaron a pago de nómina.

El titular de educación explicó que del rubro de calidad se hizo una asignación de recursos de 598 millones de pesos con destino a cubrir la necesidad del transporte escolar. Para el caso específico de El Charquito se firmó el contrato 551 con el objeto de cubrir la necesidad desde agosto de 2008 hasta febrero de 2009, con cinco buses y seis rutas por las veredas del corregimiento. Explicó que a partir del 27 de febrero de este año hasta el 26 de junio pasado, el rector de la Institución Educativa Eugenio Díaz Castro sede El Charquito certificó la prestación del servicio, es decir, se cubrió el primer semestre de 2009.

Posteriormente dijo que el 10 de julio pasado se publicó en el diario La República el aviso de convocatoria a la licitación que inició un día antes, y que buscaba la prestación del servicio de transporte escolar urbano en el municipio de Soacha. Sin embargo el proyecto de acuerdo fue devuelto por el Concejo y eso obligó a desmontar la licitación, explicó el Secretario.

Ante la urgencia, la Administración municipal tomó la decisión de acudir al Fondo de Servicios Educativos, especialmente para solucionar el problema de El Charquito y de un grupo de niños especiales de la Institución Educativa Ricaurte.

Segundo Abel Suárez concluyó su intervención diciendo que para dar una solución inmediata al problema de transporte en el corregimiento uno, autorizó al rector de la I.E. Eugenio Díaz para que disponga de los recursos del Fondo de Servicios Educativos, con el compromiso de devolverlos tan pronto el Concejo autorice el traslado presupuestal. Pero fue claro en advertir que «si el concejo no aprueba el proyecto de acuerdo No. 36 donde se autorizan los traslados presupuestales, simplemente no habrá transporte».

Ante semejante advertencia, algunos concejales reaccionaron argumentando que la solución no es culpar a la Corporación y acusaron a la administración de no planear debidamente el manejo de los recursos. Pero los ánimos se fueron calmando y al final el Secretario reiteró que ya había autorizado para que en el Charquito se contrate de inmediato las rutas escolares, aunque advirtió que la responsabilidad ahora es del rector y su consejo directivo.

Por otro lado el ambiente entre los concejales fue mejorando y quedó un aire de positivismo para aprobar el traslado presupuestal, a través del proyecto de acuerdo No. 36 que se debate por estos días en las sesionmes extraordinarias.