Mientras en esa provincia de Cundinamarca (integrada por 11 municipios) hay poblaciones con todos sus habitantes afiliados a salud, en otras sólo están vinculados cuatro de cada diez.


Zipaquirá y Cogua tienen en común su pertenencia al grupo de 11 municipios de Cundinamarca conocido como la provincia de Sabana Centro. Son vecinos: el uno está a cinco minutos del otro. Pero si de hallar diferencias se trata (que habrá muchas), hay una relacionada con la salud que llama la atención: mientras en el pueblo de la catedral de sal prácticamente toda la población está afiliada al sistema de salud, en Cogua sólo está vinculada la mitad de sus habitantes.

Ambos son muestras de dos grupos distintos de poblaciones en la misma provincia. Junto a Cogua están Nemocón, Gachancipá y Tabio, que tienen porcentajes de afiliación al sistema de salud que van del 48 % al 64 %. Por el otro lado están Zipaquirá, Tocancipá, Chía, Cajicá, Cota, Tenjo y Sopó, cuyas tasas de afiliación son superiores: entre el 72% y el 100%.

Es una brecha que llama la atención del nuevo observatorio Sabana Cómo Vamos, que en los próximos días dará a conocer su primer informe, precisamente sobre salud. La disimilitud entre ambos grupos es, de acuerdo con el documento, “la expresión de las diferencias sociales, económicas y poblacionales existentes entre esos municipios, a pesar de pertenecer al mismo contexto regional”.

El grupo de Zipaquirá, agrega, “presenta mejor capacidad instalada en salud al tomar en cuenta la oferta privada. (…) Predomina la cobertura del régimen contributivo”, es decir, de afiliados con empleo formal “gracias al desarrollo de actividades industriales”.

Sobresale, por ejemplo, que en el grupo de Cogua, en 2015, murieron cerca de 10 niños por cada 1.000 nacidos, mientras en el otro grupo esa relación fue cercana a 7 por cada 1.000.

A pesar de estas evidencias, hay que tener en cuenta que no en todos los campos hay diferencias tan amplias. Este diagnóstico también toca asuntos donde las cifras son similares en ambos grupos, como las tasas de embarazos en adolescentes. Incluso, en el grupo de Zipaquirá la tasa de mortalidad materna es mayor.

La principal recomendación del informe es la necesidad de una mejor organización de los servicios de salud en la Provincia, “teniendo en cuenta las características que diferencian las poblaciones y el territorio”, pero sin perder de vista las posibilidades que se abren al trabajar en conjunto como región.

En noviembre se presentará el reporte completo de Sabana Cómo Vamos, en el que se integrarán diagnósticos sobre seguridad y convivencia, pobreza, ambiente, seguridad vial, educación, finanzas públicas, empleo y dinámica empresarial.

Fuente: Elespectador.com