El Teatro Mayor Julio Mario Santo Domingo se convirtió en el escenario desde el cual se realizó este concierto, fruto de una alianza que se proyecta hacia la conformación del sistema filarmónico metropolitano.

“Volver a los escenarios, volver a encontrarnos y juntarnos como territorio es un sueño. Esta es la puerta de entrada para tener lo que realmente soñamos, el sistema filarmónico metropolitano Bogotá – Cundinamarca, pudiendo llenar nuestros 116 municipios de centros orquestales y logrando que cada niño de la vereda más lejana del departamento tenga un instrumento, esa es la forma de transformarnos y construir paz”, expresó la gerente del Instituto Departamental de Cultura y Turismo Idecut, Luisa Fernanda Aguirre Herrera.

Bajo la batuta de la directora titular, María Camila Barbosa, y de Henry Cáceres, director asistente, los 61 músicos, 30 jóvenes bogotanos y 31 cundinamarqueses de los municipios de Fusagasugá, Tocancipá, Chocontá, Zipaquirá, La Vega, Vianí, Facatativá, Cajicá y Soacha, deleitaron a los asistentes con un repertorio que incluyó las obras Carmen Suite N°. 1 “Les Toreadors” de George Bizet y la Marcha fúnebre por una marioneta de Charles Gounod.

Esta emocionante y virtuosa presentación se dio como fruto de meses de trabajo, de una preparación desde la virtualidad, en la que los niños, niñas y jóvenes, lograron conquistar este importante escenario con un público que, aunque controlado, estuvo lleno del amor de sus familias, pilar fundamental en su desarrollo como artistas.

Finalmente, el secretario de Cultura, Recreación y Deporte de Bogotá, Nicolás Montero, señaló que “esta orquesta que estamos presentado hoy es el reconocimiento a un trabajo fuerte y mancomunado. Es un gusto que ustedes como invitados den testimonio de este nacimiento”.