Control al manejo de los escombros, emisiones de partículas en suspensión, nivel ruido y señalización del perímetro de seguridad, serán las labores que la Secretaría Distrital de Ambiente (SDA) realizará durante los trabajos de demolición del puente de la carrera 7 con calle 26, que inician mañana sábado.


De esta forma, la SDA efectuará la evaluación, control y seguimiento a las obras de demolición realizadas por Confase, ejecutor de la obra y contratista del Instituto de Desarrollo urbano (IDU). El objetivo es mitigar los impactos ambientales producidos por esta obra de gran magnitud, que durará alrededor de 5 meses.

Según Margarita Flórez, Secretaria Distrital de Ambiente, una obra de demolición como esta generaría aproximadamente unas 2.200 toneladas de escombros, que de ser manejados inadecuadamente contribuirían al deterioro del ambiente de una forma significativa.

Los escombros generados como producto de esta demolición deberán ser dispuestos en La Fiscala (escombrera de Cemex), que cuenta con aprobación por parte de Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible.

Bogotá genera un promedio de 6.500.000 toneladas de escombros al año, en su mayoría por parte de empresas públicas que adelantan obras y por empresas constructoras de obras en espacio privado, encargadas de grandes proyectos de construcción.

“Todas estas medidas deben orientarse a reducir al máximo los impactos que este tipo de megaobras pueden generar en el ambiente. Nosotros como autoridad ambiental de Bogotá, debemos garantizar que durante los cinco meses que tardará la demolición, se dé un adecuado manejo ambiental en todas las actividades desarrolladas, no sólo en el tema de escombros, sino contaminación del aire y ruido”, señaló Flórez.

Desde mañana sábado 25 de febrero, desde las 9 de la mañana, la Secretaría de Ambiente realizará los monitoreos de ruido y de calidad del aire, además de inspeccionar el buen manejo de los escombros.

La Secretaria de Ambiente también informó que desde mediados de 2009 Bogotá cuenta con la “Guía de manejo ambiental para el sector de la construcción”, que recopila las recomendaciones y lineamientos ambientales para lograr un manejo ambiental adecuado de los escombros y demás actividades constructivas.

La SDA no sólo realiza este tipo de seguimientos a las grandes obras en la capital; también efectúa evaluación, seguimiento y control a otros tipos de proyectos realizados por parte del sector público y privado adelantado en áreas de valor ambiental.