Distintas bancadas del Concejo de Bogotá afirmaron que es necesario que se realice una reforma integral a la Policía Nacional y a sus procedimientos, para que los agentes estén capacitados a la hora de atender situaciones de orden público.

Concejales de sectores alternativos rechazaron la muerte de un ciudadano, en el occidente de la ciudad, en medio de un operativo policial en el que fueron usadas pistolas de descargas eléctricas y aseguraron que deben cambiar los protocolos de atención.

«Primero, creo que hay que cambiar estructuralmente la escuela de formación que tiene hoy la Policía Nacional. No podemos seguir con una Policía que viene formada de la escuela de las Américas, que aún practica formas de tortura para reducir», dijo Heidy Sánchez, integrante de Colombia Humana-UP.

«En primera instancia, debe haber esa reforma de la escuela y además de eso se debe prohibir el uso de armas no letales«, agregó la concejal, quien aseguró que este no es el primer caso en el que una persona muere por exceso de fuerza, en el país.

Por su parte, el concejal del partido Alianza Verde, Diego Cancino, defendió la idea de la reforma, pero también instó a que desde la comandancia de esa fuerza pública acepten sus errores ante los ciudadanos, lo cual también beneficiará a la institución.

«La Policía Metropolitana y la Policía, en general, no puede estar en cabeza del Ministerio de Defensa, tiene que ser un cuerpo civil a carta cabal. Tiene que hacerse una reforma estructural y deben hacer un mea culpa colectivo con responsabilidad de mando», expuso.

«Porque acá quizás los comandantes, coroneles y generales, merecen y tienen que hacer un mea culpa. La ciudadanía lo merece; tienen que, colectivamente, comprometerse a decir la verdad, a garantizar la justicia«, añadió el concejal.

Sin embargo, desde sectores cercanos al Gobierno Nacional afirmaron que si bien hay que hacer cambios al interior de la institución y revisar sus lineamientos no es necesario que se hable de una reforma estructural, ya que son casos de «manzanas podridas».

«Más que una reforma, lo que se debe hacerse es capacitar intensivamente a los agentes en Derechos Humanos, así como se deben fortalecer los protocolos y procedimientos», explicó el concejal del Centro Democrático, Humberto Amín.

«Debe hacerse un estudio minucioso en la Policía Metropolitana de Bogotá para que saquemos esas manzanas podridas que viven dañando la imagen de la institución, que son pocos casos aislados pero que la afectan«, sentenció.

La alcaldesa de la ciudad, Claudia López, aseguró que con varias autoridades estudian el caso para tomar determinaciones, mientras que desde la Policía aseguraron que se investigan los hechos; los agentes involucrados fueron separados de cargos operativos y están en un sector administrativo.

Fuente: Sistema Integrado de Información