La oferta nacional la compone la pesca, la acuicultura y los productos importados y enlatados.


«Los peces de cultivo están cosechándose en diversas partes del país. La pesca industrial y artesanal, lo mismo que las especies importadas, son suficientes para abastecer la demanda que se presenta por estos días, previos y durante la Semana Santa”, indicó Otto Polanco, director de la Autoridad Nacional de Pesca y Acuicultura (Aunap).

En el mercado, hoy, pueden encontrarse especies como bagre, sierra, mojarra, pelada y róbalo, entre otras, que son del gusto para esta temporada.

Solo para Bogotá, la oferta está en Corabastos y las plazas de mercado Las Flores y del barrio Samper Mendoza.

Por su parte, el gerente de Corabastos, Mauricio Parra, dijo que la oferta de esa central de abastos resolverá las necesidades del 80 por ciento de los bogotanos.

El consumo de enlatados como el atún y las sardinas también son otra opción entre los productos importados.

Según las estadísticas del Ministerio de Agricultura, hace 30 años el consumo de pescado en Colombia era de 1,7 kilos anuales por persona; para 1996 se incrementó a 3,7 kilos, mientras que para hoy casi se ha duplicado, a 6,7 kilos.

“Estamos a cuatro puntos porcentuales del consumo de la carne de cerdo y esto es un avance significativo”, afirmó el director de Aunap, Otto Polanco.

Según el análisis sectorial ‘Coma sano, coma pescado, una opción saludable para la familia’, muestra realizada por la FAO en Colombia en el 2014, debe motivarse el consumo de pescado, dejando de lado el mito de su alto precio para el consumidor, razón por la que un amplio rango de la población se abstiene de consumirlo.

El mismo análisis reveló también que el consumo se da apenas una vez al mes, mientras que las especies más consumidos son mojara o tilapia, bagre y atún enlatado, las preparaciones que predominaron fueron frito y cocido, prefieren consumirlos en casa, y los sitios donde más los compran son las pesquerías, supermercados y famas.

El grupo de consumidor, que analizó la FAO, que se encuentran entre los 25 a 45 años de edad, es el que tiene más intención de consumir pescado en las próximas dos semanas.

La mayoría del grupo de consumidores menores a 25 años tiene la voluntad de consumir las siguientes dos semanas pero no tiene la posibilidad económica para hacerlo.

Tradicionalmente, se ha considerado que consumir pescado es más costoso que la habitual carne de pollo, res o cerdo.

Sin embargo, en el mercado nacional hay una amplia oferta de muchas especies provenientes de la acuicultura como tilapia, cachama y trucha que mantienen un alto valor nutricional y es equivalente a las especies de mar y de río.

Por último, como resultado de un operativo de vigilancia y control de la calidad del pescado y de las tallas mínimas de captura, se decomisaron en Bogotá 111 kilos de diferentes tipos de bagre.

Operativos similares están haciéndose durante los días previos a la Semana Santa y durante los días festivos, con el fin de velar por la salud de los consumidores y por la pesca artesanal del país, concluyó la autoridad pesquera.

Fuente: Portafolio.co