Con actos culturales en los que la premisa fue rescatar la identidad por la cultura colombiana, se llevó a cabo la segunda edición del Día de la Colombianidad y el Festival de danzas organizado por el SENA.


“Una mano más otra mano no son dos manos, son manos unidas, une tus manos a nuestras manos, para que el SENA no quede en pocas manos, sino en manos de todos los colombianos”. Esta fue la frase con la que se definió la actividad realizada por estudiantes y docentes del SENA de las sedes de Soacha y Sibaté en medio de un ambiente folclórico y festivo.

De principio a fin, los asistentes al Coliseo de Sibaté se gozaron un festival en el que la fraternidad a través de la sana competencia dancística fue el lazo que unió a los participantes y favoreció el fortalecimiento de la identidad y el reconocimiento hacia las raíces colombianas y sus tradiciones. Fueron varios los ritmos que levantaron los ánimos y llenaron de energía el Coliseo de Sibaté para que luego estallara en júbilo cada vez que los estudiantes, previamente entrenados, realizaran sus presentaciones y demostraran sus capacidades al momento de bailar.

“Este festival de la Colombianidad se hace para rescatar los valores y nuestra idiosincrasia, y hacerle un homenaje a nuestros ancestros; aprovechamos también para brindarles a todos nuestros estudiantes la instrucción de la danza, puesto que algunos jamás han bailado en un escenario, por lo que es abrirles esa fuerza que va hacia el cielo desde la danza”, expresó emocionado Edwin Flor, instructor lúdico de danza en la formación del aprendiz.

Cabe destacar que en esta ocasión se fusionaron, tanto el festival de danzas como el día de la colombianidad, siendo este último efectuado por tercer año consecutivo gracias a la organización de la institución: “Hoy fue una marcha por todo el municipio, en el coliseo proseguimos con el festival de danza, teniendo los elementos básicos como son la papayera musical y comparsas que realizan los muchachos. Algo que vale la pena decir es que estas actividades se unen en un solo equipo”, agregó el profesor Edwin.

Pero sin duda, uno de los propósitos de esta actividad fue generar el sentido de pertenencia por la música colombiana, incentivando los valores que se han perdido y amando al país, siendo esta una de las premisas necesarias para que haya fraternidad entre los habitantes, por lo menos así lo definieron los estudiantes que se hicieron presentes en esta actividad cultural:

“Sin duda alguna estos eventos fortalecen los vínculos culturales entre nosotros como estudiantes y nuestro país, por lo que me parecen interesantes y que ojalá se hagan más seguido para no perder dicho vínculo, además la gente está muy contenta en esta institución y eso se puede evidenciar con el ánimo que le han colocado a los bailes”, dijo Yeison Darío Castiblanco, estudiante de mantenimiento de equipos de cómputo en el SENA de Soacha.

“Muy bueno que se puedan unir el SENA de Soacha y de Sibaté, porque así nos conocemos con compañeros que no tenemos la posibilidad de compartir seguido, y por el lado de la actividad es realmente estupendo que nos den la posibilidad de bailar y más que todo de conocer un poco más acerca de las danzas y la música de nuestro país”, manifestó Andrea del Pilar Useche, estudiante de negociaciones internacionales de esta institución.