Finalizó la esperada jornada electoral, para algunos los resultados fueron favorables, para otros no mucho. Cada quien mira las cosas desde su perspectiva. Lo que sí es cierto es que cientos de personas que en su momento fueron candidatos a edil, concejo, asamblea y alcaldía; dejan las campañas y vuelven a su vida cotidiana.


Fueron meses intensos de campaña, publicidad, redes sociales, volantes; pero también de acciones e ideas en pro de la construcción de propuesta de un mejor municipio para vivir.

Hoy muchos excandidatos agradecieron a sus electores, otros eliminaron foto de perfil en su Facebook, paulatinamente desaparecerán afiches de los establecimientos públicos y de las calles de Soacha (algunos porque la lluvia y el clima los deterioran, otros porque los mismos candidatos los retiran). La semana después de elecciones inició para muchos con un cosquilleo en el corazón porque esperaban ver en las urnas una alta recompensa a sus días de campaña, pero terminó con la decepción de ver que su trabajo fue electoralmente infructuoso.

Sin embargo, reconozco que estos meses fueron humana y profesionalmente maravillosos. Todos saludaban amablemente, abrazaban, hasta invitaron a almuerzos, onces y cocteles con el fin de contar sus iniciativas si llegaran a ser elegidos. No es masoquismo, pero quisiera que la situación continuara igual (así sea sin publicidad y sin invitaciones), contaríamos así con centenares de soachunos amables y preocupados por su territorio.

La preocupación por el municipio no debería parar aquí, al contrario, quienes fueron candidatos podrían fortalecer su liderazgo continuando con su trabajo en comunidad desde una labor constructiva y desinteresada. Si las propuestas e iniciativas de todas esas personas que postularon su nombre a alguna de las corporaciones continuaran en su vida como objetivo, un mejor proyecto social de municipio se vislumbraría. ¿Quién dijo que un ciudadano del común no puede hacer veeduría o gestionar proyectos culturales, deportivos, ambientales? ¿Acaso el control político sólo lo asumen los concejales?

Cambia el administrador municipal, aunque sus concejales serán casi los mismos amañados de periodos anteriores, sin embargo, la realidad no cambia, los problemas son los mismos y cada vez más complejos, por eso es importante que el ímpetu, energía, amor y capacidad propositiva que acompañó la época electoral, ojalá sea la constante en los cuatro años venideros. Así se lograrán acciones que verdaderamente repercutan en pro de toda Soacha.

P. D. Señores excandidatos, no se les olvide limpiar el mugrero publicitario que dejaron en la ciudad.