La Corporación Semillas de la Tierra del Sol ocupó el primer puesto en el concurso BiBo que premia las mejores prácticas ambientales.

El Espectador, aliados de la Unión Europea en Colombia e ISAGEN realizaron la selección de cerca de proyectos ambientales 2021 en la onceava edición de la campaña BiBo. En está oportunidad se destacó la recuperación económica verde, justa y resiliente un año para resurgir, del despertar.

El premio que entregó el Espectador, no es económico, es una apuesta a la divulgación de acciones a través de este medio de comunicación y sus redes sociales, asimismo, también se entregó una insignia.

Entre tanto, la corporación ambiental que trabaja desde hace 6 años en los humedales del municipio expuso el vivero forestal comunitario que se realiza en el Humedal Neuta, este proceso quedó en el primer lugar en la categoría aprovechamiento sostenible de los ecosistemas.

“Este proceso está enfocado en el viverismo como experiencia comunitaria y de fortalecimiento del tejido social, lo que van a encontrar en esta parte del humedal es material vegetal de árboles, arbustos, especies enfocadas en la recuperación ecológicas de los ecosistemas potenciales de Soacha”, indicó Camila Carrillo, representante de Semillas de la Tierra del Sol.

El material vegetal que tiene el vivero en el Neuta le pertenece a este ecosistema en un 60% para apoyar el proceso de revegetación, el otro 40% está en venta esto como un proceso de auto sostenibilidad para seguir trabajando y ampliar la capacidad en términos de diversidad biológica de las especies nativas del municipio de Soacha.

El proyecto que se destacó en el Espectador utiliza tecnologías “entonces tenemos los procesos de compostaje con abonos orgánicos que permiten darle auto sostenibilidad tanto al vivero como a las chagras, es decir que no depende de la compra de fertilizantes ni agentes químicos, además de que esto pone a dieta el relleno sanitario donde se evita enviarlos a la basura y se aprovechan para producir un abono de excelente calidad”, recordó Carrillo.

Por otro lado, este proceso de compostaje también fortalece las chagras, que así se les denomina a los alimentos, que a su vez ayudan a los árboles y atraen especies migratorias al territorio, porque encuentran variedad vegetal “todo este sistema se conectado, depende de todos, tanto de la conciencia ambiental de los habitantes del sector que contribuyen con su material orgánico como de los voluntarios del Sena, la Uniminuto y los que deseen se parte de estos procesos”, añadió la representante de SETIS.

SETIS se vincula con proyectos pedagógicos con sentidos socio ambiental, donde se hacen talleres desde la educación, la investigación y la comunicación, también se han desarrollado procesos desde el área legal, para este año hubo una audiencia pública en Soacha; otra propuesta en este sentido es el S.O. S humedales que busca visibilizar las diversas complejidades que hay en estos ecosistemas que son claves para salvaguardar el bienestar de todos.

Por: Camila Castillo