Ante la falta de colegios en este macroproyecto donde se piensan construir más de 40 mil viviendas, la inconformidad de sus residentes crece con el correr de los días. La falta de colegios, centros de salud, vías de acceso, rutas de transporte y la creciente inseguridad, son el mayor dolor de cabeza de quienes con ilusión y anhelo han comprado en Ciudad Verde.


Las denuncias de los ciudadanos obedecen a las falsas promesas hechas por la constructora Amarilo al momento de vender los apartamentos.

“La constructora desde el primer momento que comenzó a vender ha sido con solas mentiras, siempre con improvisaciones. En una reunión reciente en la secretaría de educación nos hablaban que ellos tenían la licencia de construcción del colegio desde hacía dos años, y entonces hoy hago esta pregunta: ¿Por qué tuvieron que esperar ese tiempo para construirlo y ahora sí vienen a hacerlo en sólo cinco meses?, es increíble hasta dónde ha llegado el engaño de la constructora porque cuando nos vendieron lo hicieron con la promesa de tener varios colegios”, manifestó uno de los residentes de Ciudad Verde.

Adriana Castiblanco, quien ha venido liderando un proceso para expresar la inconformidad de quienes han comprado en Ciudad Verde, manifestó:

“Nosotros venimos trabajando por la comunidad, exigiendo colegios, centros de salud, transporte, seguridad, que cumplan con lo que nos prometieron porque a la fecha no se ha cumplido. Aquí tenemos 16 mil estudiantes sin un colegio público, hay 7 mil niños que necesitan un jardín, y el que están entregando apenas tiene capacidad para 600 menores; los servicios nos están llegando bastante caros, no tenemos los recursos para seguir pagando administraciones tan costosas, tenemos una agrupación inoperante que está haciendo un cobro de 5 mil pesos por apartamento adicional al de administración, todo eso está desangrando a la comunidad, ya nuestros bolsillos no dan más; la comunidad si tiene para los transportes de sus hijos no tiene para darle las onces; si tiene para pagar la cuota no tienen para la administración, si tienen para comer no tienen para estudiar, la situación es bastante crítica”.

Uno de los aspectos que más indigna a los residentes de Ciudad Verde es la falta de colegios para la educación de sus hijos. En la ciudadela ya viven más de 20 mil familias y apenas hay un colegio con capacidad para 1.440 estudiantes que es manejado por la Corporación Minuto de Dios, y según lo manifestado por el mismo director de Macroproyectos de Amarilo, Iván Camilo Caicedo, se necesitarían alrededor de 12 colegios para suplir la oferta educativa.

“Al momento de comprar nos dijeron que tendríamos cuatro colegios públicos, que habrían centros de salud, mucha seguridad, una estación de policía y al llegar acá nos dimos cuenta que todo es mentira. El único colegio que hay es privado, el año pasado tenían arrendada la mitad del colegio para la parte pública, pero la gente del Minuto de Dios pidió las instalaciones y los niños quedaron sin cobertura; particularmente he encontrado otro problema y es que hay cobertura solo hasta novena, entonces los que tenemos hijos en 10 y 11 nos quedamos por fuera, nos hemos tenido que salir a buscar cupo y se supone que al comprar nos prometieron fue otra cosa”, agregó Omar García, residente hace cinco meses en Ciudad Verde.

Frente a esto último, cabe decir que la Secretaría de Educación logró que la Corporación Minuto de Dios le arrendara al municipio de nuevo las instalaciones para que los 1257 alumnos que estudiaron el año pasado en Ciudad Verde no se quedaran sin cupo.

En una mesa de trabajo realizada el pasado jueves 23 de enero entre el secretario de educación, la directora de calidad educativa, representantes de Amarilo, docentes y padres de familia, se acordó que para no dejar a ninguno de los estudiantes por fuera se hicieran jornadas académicas de tres horas y media diarias, mientras Amarilo entrega las instalaciones del colegio público que se construye en Ciudad Verde y que se prevé terminar en el mes de abril.

Vea aquí la nota relacionada con el acuerdo realizado en la Secretaría de Educación.