Sin avances concretos, mucha expectativa y con un simple anuncio de investigación, continúa el caso del joven Manuel Pachón, quien el pasado 23 de julio fue brutalmente golpeado por el Agente Jorge Ardila Herrera en la Estación de Policía de Compartir.


Cabe recordar que Pachón fue agredido luego de tener una discusión con un conductor de la empresa Cootranzipa, en el momento en que exigía por parte de este el cumplimiento de la tarifa de transporte urbano en Soacha (que según el Decreto 357 de 2006 es de $700). Cuando el joven acudió a la Estación para denunciar el caso y solicitar apoyo por parte de uno de los uniformados, en lugar de recibir dicha colaboración fue golpeado por el mencionado Agente.

“La investigación está avanzando, ésta determinará si realmente hubo agresión por parte del Policía, pero mientras no haya un resultado oficial no puedo prejuzgar a nadie, ni afirmar que el Joven fue agredido. Por el momento el Agente Ardila continúa vinculado a la institución hasta tanto no haya un pronunciamiento judicial”, explicó el Coronel Alejandro Murillo, Comandante del Distrito Especial de Policía de Soacha.

Murillo aseguró que para la investigación se van a tener en cuenta ‘todos los elementos que tiene la persona para acusar y la otra para hacer valer sus derechos’, agregando que ‘la investigación arrojará sus resultados y al final de esta se determinará si el Policía lo agredió o no, y por ende si se trata de una falta disciplinaria, leve o gravísima para aplicar la sanción correspondiente’.

Según informó el Oficial, todas las evidencias del caso se encuentran radicadas en la Oficina de Investigaciones Disciplinarias de la Policía Nacional, sin embargo no es claro si para tales efectos se tuvo en cuenta el dictamen de Medicina Legal, las fotografías e incluso el material audiovisual que el mismo Pachón reunió para demostrar que en efecto fue golpeado por el Agente Ardila.

Para el Coronel Murillo “se debe esperar a que se den los términos, teniendo en cuenta que esto es relativo según el caso. Sólo cuando eso suceda se podrá saber con claridad qué fue lo que pasó”.
Lo malo, es que (como lo afirmó el mismo Coronel) ese tiempo puede ser de un mes, dos meses, seis meses o más tiempo, lo que significa que por ahora no existen las garantías suficientes para ‘esclarecer’ lo que para Manuel y quienes fueron testigos de este desafortunado suceso, es evidente.