No es la primera vez que una reflexión en torno a la suerte de Soacha y las aspiraciones de muchos políticos de fuera y otros que juegan de locales, son publicadas en este y en otros medios de comunicación del municipio.


Ya en Septiembre 20 de 2009, un ciudadano expresaba su preocupación por el futuro de Soacha porque los actuales aspirantes a Senado y Cámara, locales y de otras regiones de Cundinamarca y el país sin excepción, vienen a llevarse los votos de los ciudadanos de Soacha sin que en contraprestación sus habitantes conozcan como mínimo la gestión que aquellos han hecho para la solución de sus problemas y sus necesidades.

Aunque no todos los aspirantes a Cámara y Senado hayan hecho todavía presencia en Soacha para lanzar su campaña o realizar algún acto político en pro de sus aspiraciones, no opaca ni mucho menos oculta una frustración histórica para el municipio: De nuevo, y por cuenta de las todavía insatisfechas ambiciones personales de los líderes políticos locales, se le cierran otra vez las puertas a Soacha para tener la oportunidad de elegir y llevar uno o más representantes verdaderamente comprometidos e identificados con la búsqueda de la solución a los problemas más graves y complejos del municipio en esas instancias legislativas.

Distintas razones hacen suponer que esta afirmación nuevamente será, contra el optimismo de los candidatos locales, el hecho predominante de esta coyuntura electoral. Analicemos brevemente algunas de las razones que sustentan la anterior afirmación.

La primera razón es la que tiene que ver con la aspiración de dos de los delfines de la política nacional por el Partido Liberal, Simón Gaviria Muñoz y Juan Manuel Galán Pachón, cuya presencia en Soacha en días pasados durante el lanzamiento de su campaña, han creído que además del patrimonio económico que heredaron de sus padres, también el testamento incluyó la herencia electoral como patrimonio político.

Que se sepa, estos dos personajes en absolutamente nada han contribuido a la solución de la problemática local desde sus posiciones legislativas y su referencia a Soacha no ha ido más allá de las esporádicas intervenciones que han hecho en el Congreso en torno al escándalo de los llamados “falsos positivos” y que finalmente terminaron en la impunidad y la liberación de los sindicados por vencimiento de términos.

La segunda razón es que Carlos Ferro del Partido de la U, coautor de la modificación a la Ley 4 de 1992 que incrementa el monto del valor de las pensiones a los congresistas[1] en un 45% y su formula de Cámara el ex director de la CAR Alfredo Molina, buscarán recoger dividendos de la influencia que ejercerán sobre el conjunto de beneficiarios de préstamos para vivienda de interés social (VIS) y de los funcionarios y familiares vinculados al Fondo Nacional del Ahorro que preside Hernando Carvalho y cuyos vínculos con Soacha son más que conocidos por la opinión publica local.

El aspirante a Senado y otrora ex secuestrado Jorge Eduardo Gechen Turbay del partido de la U, hará llave con el ex secretario de Educación de Soacha Juan Miguel Méndez Molano. De hecho, este último ya empezó a recoger la cosecha que cultivó con esmero durante su gestión al frente de la Secretaria de Educación, desde la cual fue severamente cuestionada desde distintos sectores políticos. Méndez Molano cuenta además con el aval del Alcalde José Ernesto Martínez T y las directrices que traza la Primera Dama, Carmenza Rodríguez, para asegurar el apoyo a este candidato por parte de un importante número de funcionarios públicos y sus familiares sobre los que por obvias razones ella ejerce notable influencia.

Lo que no le luce nada bien a la Primera Dama, y menos en plena campaña política, es el maltrato que suele darle a humildes líderes comunitarios como el que le dio a Licerio Quiroga del corregimiento 2 durante la celebración del Día del Campesino, o la manera despótica y humillante con las que trató a varios lideres comunales cuando le solicitaron su apoyo el día de la celebración de los niños en Octubre pasado, así como a los funcionarios públicos que disienten de sus puntos de vista.

Varios ex funcionarios, líderes y personas del común, caídos en desgracia con ella, serán motivo de una próxima reflexión, porque como van las cosas, el efecto que logrará la primera Dama de estas actitudes y comportamientos será ser objeto y objetivo de la crítica demoledora de la oposición. Y con toda la razón.

La tercera razón tiene que ver con las nuevas criaturas políticas, PIN y ADN, que han surgido luego de varias mutaciones y a las cuales han confluido cuestionados miembros de los desaparecidos Convergencia Ciudadana y Colombia Viva, entre otros. En unos casos son directamente sus dirigentes y en otros sus familiares, también aspirantes a recoger votos en Soacha.

Los cruzados del PIN quieren como en el pasado, volver a reconquistar la fe de sus electores y de sus feligreses. Y para esta tarea nadie mejor que el desaliñado candidato a la Cámara por el PIN, ex alcalde y ex sacerdote Jesús Ochoa Sánchez, quien sin la menor muestra de pudor y vergüenza, suele andar con Dios y con el diablo. No dudó en esta ocasión para buscar aval y formar parte de un partido que ha recogido, al decir de una excelente periodista colombiana, lo más granado de la parapolítica colombiana y cuyos presuntos vínculos con el narcotráfico han dado lugar a que la Corte Suprema de Justicia les haya abierto distintas investigaciones penales.

Samuel Arrieta Buelvas, cabeza visible de la hidra, Jesús Ochoa Sánchez, el Secretario de Transito y Transporte de Cundinamarca Juan Carlos Saldarriága Restrepo y el ex alcalde Jorge Enrique Ramírez Vásquez, conforman cuarteto que aspira a continuar haciéndole goles al pueblo.

¿Cuáles son los meritos para que los ciudadanos de Soacha le depositen su confianza a esta clase de aspirantes? Hablo de los méritos propios, personales, de la honradez, de la probidad, de la idoneidad, no de los que les ha conferido en el pasado el poder que han detentado para hacer aparecer como propios o como producto de su extremada generosidad y sensibilidad los recursos que finalmente son de los ciudadanos que pagan sus impuestos para que el gobierno, cualquiera que sea, realicen obras para el desarrollo local.

Por su parte Fernando, aspirante a la Cámara por Cundinamarca, como dicen en el argot taurino, le disputará a su hermano Jorge Enrique, novillero de vieja data, en los propios terrenos del toro, uno a uno los votos que sembraron con convenios y contratos durante las administraciones que tuvieron oportunidad de presidir.

Jorge Enrique seguramente vestirá de luces, según comentan en los tendidos y los corrillos políticos, pues será el padrino de alternativa de Jesús Ochoa Sánchez, quien debutará con un traje de luces oro y cielo, y si sale elegido a la Cámara, será a su vez el apoderado taurino, perdón… será el mentor político de la próxima aspiración reeleccionista a la Alcaldía de Soacha de Jorge el hermano de Fernando. El ex aspirante a la alcaldía de Soacha por el desaparecido Convergencia Ciudadana, Juan Carlos Saldarriága Restrepo, miembro de la cuadrilla, debutará como testigo en traje de luces color transparencia.

Valdría la pena saber, y sus seguidores tienen también al menos derecho a saberlo, cuál fue la gestión que adelantó Fernando Ramírez Vásquez en su breve y controvertido paso por el Senado y la Cámara, qué proyectos de Ley concibió, redactó, radicó y propuso en esta instancia, y qué recursos logró transferir para el desarrollo del municipio?. Las mismas preguntas se deberán hacer los seguidores de Jorge Enrique, Jesús y por supuesto de Saldarriága.

El candidato de Cambio radical Jorge Rozo, oriundo de Sibaté y cuya punta de lanza en Soacha es el ex concejal y ex candidato a la Asamblea Víctor Manuel Sánchez Ramos, es otro de los aspirantes por Cundinamarca a la Cámara que andan por aquí reconquistando los votos que “Perico” le endosó en la campaña pasada a Juan Carlos Nemocón Mojica.

En lo que respecta a la trayectoria más notable del congresista Rozo, es que poco o nunca ha participado en los debates más importantes que han tenido lugar en el congreso. Su máximo logro lo constituye la radicación de algunos proyectos de ley que en prácticamente nada han contribuido a mejorar la situación de extrema pobreza de los ciudadanos que le han depositado su confianza; por el contrario, ha votado favorablemente los proyectos más nefastos para el país como la reelección, votó en contra de la moción de censura al ministro de agricultura por el escándalo AIS, para citar sólo algunos.

El Polo Democrático Alternativo, como ha ocurrido históricamente, inscribió el cupo total de aspirantes a la Cámara con el dogma “democratero” que consiste en que todos aspiren aunque ninguno llegue, sin dejar de mencionar que la conformación de su lista fue una de las más polémicas de todos los partidos. Sus aspiraciones y sobre todo sus posibilidades, serán inversamente proporcionales al número de inscritos en su lista.

La izquierda colombiana, representada en el PDA, todavía cree que es mejor dar el golpe con la mano abierta que con el puño cerrado y firme. Las fuerzas que integran el PDA, persisten de manera obstinada en que cada una de ellas tenga su propio candidato, lo cual les resta posibilidades a todos, si el voto es preferente como en efecto lo será. La unidad de la que se suele hablar en el PDA, no deja de ser sino una vacua declaración formal y la más evidente demostración de la división que se revela internamente en el campo electoral y desde luego en campo político.

En el partido conservador la situación local parece asemejarse en cierto modo a lo que ocurre a nivel nacional. Todo gira en torno a las aspiraciones de los dos más fuertes candidatos, Nohemí y Uribito. Aún no es claro qué candidatos, entre los que no hay por supuesto ninguno de Soacha, vendrán a disputarse los votos conservadores locales.

Según una encuesta que adelantó www.periodismopúblico.com y a la cual poca credibilidad le darán las campañas políticas, empieza a mostrar una tendencia que finalmente lo que hace es demostrar que el candidato Juan Miguel Méndez Molano, que poco o nada tiene que ver con Soacha, aparte de su polémico paso por la Secretaría de Educación, superó ampliamente en las encuestas a todos los demás candidatos locales sumados juntos y se llevará los votos de muchos soachunos en beneficio propio y no precisamente para el municipio.

La realización del Consejo Comunitario Sectorial en el que se hizo entrega del Tecno Parque Empresarial del SENA y que presidió el Presidente Uribe, fue una nueva oportunidad para confirmar que si bien Uribe allí le empezó a bajar de intensidad a su campaña en favor de su reelección, el alcalde Martínez Tarquino no vaciló en calificarlo como un verdadero “redentor”.

Tampoco Uribe desaprovechó la presencia de varios candidatos, léase ex ministros, ex embajadores, como Juan Lozano, Nancy Patricia Gutiérrez y Moreno de Caro, que forman parte de los partidos de la coalición de gobierno, y hasta al ex alcalde Jesús Ochoa Sánchez, quienes aprovecharon el escenario para hacer campaña a favor del presidente y de paso hacer campaña a sus propias aspiraciones.

Otros aspirantes como el reencauchado Samuel Arrieta del partido PIN, la ex actriz de televisión Lucero Cortés, Claudia Rodríguez de Castellanos, del partido MIRA y Rafael Amador de Cambio Radical, hicieron lo posible por hacerse notar sin que nadie lo notara. Y de esta pasarela política por la cual desfilaron ante las cámaras de televisión candidatos y candidatas, no podía pasarse por alto la intervención de la futura aspirante a la gobernación de Cundinamarca Nancy Patricia Gutiérrez, quien recordando su paso por el Congreso, pidió explicaciones en varias oportunidades al viceministro de Obras Públicas por los retrasos en la obra de la doble calzada Bogotá Girardot.

[1] “Actualmente los senadores y representantes devengan al mes la suma de $ 25.045.638.00” El PAÍS. Cali Octubre 28 de 2009. Alberto José Holguín.

[email protected]

Angel Humberto Tarquino González, Sociólogo de la Universidad Nacional de Colombia, Investigador Social, Ex Director de Producción de Estampación de Manufacturas Eliot (Pat Primo) Ex Gerente de Planta de Estampación Textil de HILACOL AZUCAR, S.A, Ex asesor de Calidad y Producción de Fibratolima S.A, Ex Director del Departamento de Estampación de Industria Textil Colombiana INTEXCO, Diplomado de la Universidad Nacional de Colombia en Seguridad y Defensa, Diplomado de la Universidad Nacional de Colombia y la Veeduría Distrital en Control Social de la Gestión Pública.