Garantizar la nutrición de los habitantes de la provincia a través de una buena alimentación, es el objetivo del trabajo conjunto que desarrollan los dos municipios con el apoyo de la gobernación de Cundinamarca. Se busca además evitar la intermediación de Corabastos y crear centros de abastecimiento para que los productos sean más accesibles a las familias.


Lo anterior se refleja en el trabajo que vienen realizando los dos municipios con el fin de que la provincia tenga autonomía y soberanía alimentaria en la parte de abastecimiento y elementos como el acceso, la disponibilidad, el consumo y el aprovechamiento biológico. Entonces, uniendo las fuerzas de los productores y la necesidad que tiene la región, se busca afianzar un proyecto conjunto.

“Desde el año pasado nos hemos venido reuniendo en la mesa de competitividad, hemos estado proyectándonos con gobernación y la alcaldía de Sibaté, y hemos hecho un levantamiento de información de todos los antecedentes que tiene cada uno de los municipios, inventario de productores, producción, la parte de los programas que maneja cada uno en el programa de seguridad alimentaria, pero también la transversalidad como la infraestructura, el acceso al agua, la parte sanitaria, salud, atención a niños, madres gestantes, adulto mayor, todo conlleva a que se tenga una buena seguridad alimentaria, teniendo en cuenta que ninguno de los dos municipios cuenta con eso”, explicó Maritza Ozuna, coordinadora del programa de seguridad alimentaria de la alcaldía de Soacha.

La funcionaria cuestionó el hecho de que los productos salgan de la región, vaya a Corabastos y regresen con un precio hasta tres veces mayor del que lo vende el productor. “Entonces la idea es que nosotros evitemos esa intermediación , que manejemos proyectos propios y demos esa autonomía alimentaria, por eso fue de gran importancia la invitación que se le hizo a la Universidad Nacional, hoy nos acompañó la Directora del Observatorio de Seguridad alimentaria, Sara del Castillo, que es una persona muy capacitada en estos proyectos alimentarios”, agregó.

En diferentes reuniones y encuentros, como la realizada el pasado viernes en el salón de protocolo de la alcaldía de Soacha, se están analizando debilidades, fortalezas y revisando las propuestas e ideas para poder determinar las necesidades y plasmarlas en el proyecto con el fin de definir hacia dónde se le quiere apuntar.

En los talleres se analizan falencias como la inadecuada alimentación escolar, la ausencia de competencias laborales y la falta de conocimiento de la población frente a lo que es verdaderamente una buena nutrición.

“La persona piensa que se trata solo de la parte alimentaria, pero desconoce que esto conlleva a un proceso de infraestructura, de servicios públicos y de capacitación, las personas no están capacitadas en procesos industriales; la otra parte es que no tenemos hábitos alimentarios, saludables, nuestros dos municipios están con unos niveles de desnutrición altísimos, con una inseguridad alimentaria grande, entonces estamos proyectando desde cada una de las entidades programas donde de verdad se empiece desde los niños a mostrarles la importancia que tiene la promoción de hábitos saludables alimentarios”, finalizó la coordinadora del programa de seguridad alimentaria de la alcaldía de Soacha.