Una larga sequía de más de 20 años han tenido que soportar las decenas de familias que habitan en este sector de la comuna seis, las cuales todavía desconocen qué significa ver salir agua de un grifo o contar con este servicio de forma digna y constante en sus viviendas. Esta situación los ha obligado a conformarse con esperar 15 días o más, hasta que un carrotanque les suministre el recurso.


Esta es la realidad que hoy enfrentan cerca de 5000 personas que residen en los cuatro sectores que conforman este barrio, ubicado en la parte alta del suroriente de Soacha, y cuya única forma de acceder al agua es por medio de la ración que entregan los carrotanques que envía la Empresa de Acueducto de Alcantarillado de Bogotá (EAAB), o en su defecto recogiendo en tanques lo que dejan las lluvias que de manera esporádica caen en el lugar.

La situación es tan compleja y el agua tan escasa que en varias viviendas la misma agua que es utilizada para el aseo personal, se reutiliza más adelante para lavar la ropa, los platos, e incluso para realizar el aseo doméstico y las labores del hogar, con el único objetivo de hacer rendir el mayor tiempo posible el líquido, a fin de garantizar reservas para las largas temporadas que deben esperar para volver a conseguir agua:

“Llevo 11 años viviendo en Altos de la Florida y la situación siempre ha sido la misma. El carrotanque que nos trae el agua viene cada 15 días y en algunos casos cada mes. Cuando el carro no viene debemos recoger el agua lluvia y almacenarla en canecas y tanques hasta que regrese, sin embargo esta agua cae con mugre, y como permanece almacenada en los tanques, se llena de moho y le salen hongos, lo que nos genera enfermedades y graves problemas de salud. Muchas veces la misma agua con que nos bañamos la utilizamos también para lavar y hacer el aseo”, explicó Gloria Patricia Moreno, habitante de Altos de la Florida.

“Acá tenemos muchos niños, hay familias que necesitan bastante agua para poder suplir sus necesidades. Muchas veces duramos hasta 15 días o más para poder lavar una muda de ropa, teniendo en cuenta que nos vemos expuestos a enfermedades, porque el agua que consumimos pasa mucho tiempo almacenada en tanques y canecas. Cuando el carrotanque viene yo recojo aproximadamente 10 canecas de agua, que me duran entre 15 o 20 días, aunque la verdad a veces no hay plata para poder comprar el agua”, expresó Ana Milena Ortiz, residente de Altos de la Florida.

El problema de Altos de la Florida se deriva de su condición de ilegalidad, teniendo en cuenta que las personas que actualmente residen en el sector construyeron sus viviendas en lotes que compraron a terceros, ignorando que dichos terrenos eran propiedad de particulares. Por esta razón el barrio no cuenta con redes de servicios públicos (particularmente acueducto y alcantarillado), ni oferta de las empresas prestadoras de esos servicios. El único servicio que tienen es el de energía eléctrica y alumbrado público, pero sólo en algunas zonas, gracias a que la empresa Codensa instaló postes y contadores en el sector.

“Logramos energizar a una parte del barrio, pero a medida que ha llegado más gente, Codensa no ha vuelto a instalar contadores de energía, por lo tanto se siguen haciendo conexiones ilegales a los postes”, manifestó Alexander Torres, Presidente de la JAC de Altos de la Florida III sector.

Las circunstancias en las que se encuentra el barrio también tienen privados a sus habitantes de otros servicios públicos domiciliarios como el gas, pues para acceder a este se deben comprar pipetas a las empresas privadas que las comercializan. No obstante, la prioridad que tiene la comunidad es el agua.

Aparte de la condición de ilegalidad, otro factor que ha impedido a lo largo de estos años una solución definitiva para llevar el agua, es el eventual riesgo y la amenaza que podría existir en la zona, en caso de que se llegue a intervenir el terreno para construir redes de acueducto y alcantarillado.

Ese es el argumento que durante este tiempo ha expuesto la Administración Municipal para explicar las razones por las cuales no se ha generado una propuesta para buscar alternativas que propendan por solucionar de una vez por todas esta problemática. Sin embargo, un fallo del Consejo de Estado, emitido hace más tres años, ordenó no sólo al municipio, sino también a la Gobernación de Cundinamarca, al Ministerio de Vivienda y a la EAAB, adelantar todas las gestiones necesarias para que la comunidad de Altos de la Florida pueda disfrutar de un servicio digno de acueducto.

El fallo del Consejo de Estado

Para explicar los alcances de este fallo y la obligación que desde hace más de tres años tienen las entidades antes mencionadas, es preciso recordar que la decisión tiene su origen en una Acción de Tutela que varios habitantes del sector interpusieron en el año 2010 contra la Alcaldía de Soacha, la Secretaría de Infraestructura y la Dirección de Servicios Públicos del municipio, la Gobernación de Cundinamarca, la EAAB, la Superintendencia de Servicios Públicos Domiciliarios, y el entonces Ministerio Ambiente, Vivienda y Desarrollo Territorial.

La pretensión era la misma que hay en la actualidad: Hacer que se construyeran las redes de acueducto necesarias para poder proveer el servicio del agua. Sin embargo, en fallo de primera instancia emitido a través de una Sentencia del 11 de febrero del año 2010, el Tribunal Administrativo de Cundinamarca declaró improcedente la Acción de Tutela interpuesta por la comunidad, al considerar que lo pretendido se pudo haber solicitado a través de una Acción Popular, de acuerdo a lo contemplado en la Ley 472 de 1998. Esta decisión fue impugnada por los accionantes ante el Consejo de Estado, que el 26 de abril de 2010, a través de la Sala de lo Contencioso Administrativo, con ponencia del Consejero Gustavo Gómez Aranguren, revocó la decisión tomada por el Tribunal, ordenando la realización de los trámites de legalización e instalación de los servicios públicos en Altos de la Florida.

Entre las decisiones tomadas por el Consejo de Estado, están:

• Tutelar el derecho fundamental al agua potable y a la igualdad, de los habitantes de Altos de la Florida sectores I, II y III.
• Ordenar a la Alcaldía Soacha, adelantar en máximo tres meses los trámites necesarios para la normalización del barrio y la titulación de tierras en los cuatro sectores.
• Ordenar a la Alcaldía de Soacha el suministro permanente de agua potable, a través de carrotanque u otro medio idóneo, hasta tanto se normalice la situación del sector.
• Ordenar al Ministerio de Ambiente, Vivienda y Desarrollo Territorial (hoy Ministerio de Vivienda) y al gobierno nacional, prestar toda la colaboración al municipio en la solución de esta problemática.

“Actualmente seguimos recibiendo el agua en bloque a través de carrotanques, a un precio de $10.650 por cada caneca. Esa es la situación actual del barrio, la gente sigue sacando sus recipientes a los paraderos, surtiéndose de los carrotanques y cargando agua. La Gobernación de Cundinamarca destinó cerca de $800 millones de pesos para el estudio de riesgo, mientras que la Alcaldía Municipal realizó su propio estudio para las zonas de amenaza. Aun así, esos estudios no se han podido empalmar porque no ha habido coordinación entre las dos entidades. Hoy, tres años después de que se expidió el fallo del Consejo de Estado, todavía no se ha cumplido lo que allí se ordenó. Por otra parte, la Administración Municipal sugiere que la EAAB nos siga vendiendo el agua en bloque, sólo que esta vez por medio de un hidrante y un macromedidor. Esto podría bajar los costos, pero de todas maneras tendríamos que seguir pagando un precio muy alto por el agua”, sostuvo el Presidente de la JAC de Altos de la Florida III.

Luego de 2 años y 345 días, algunos líderes de Altos de la Florida, entre ellos Alexander Torres, Mercedes Hernández y Adrián Rodríguez, demandaron el pasado 03 de abril ante el Consejo de Estado el desacato a la orden que la alta corte dio en el año 2010, debido a que desde entonces todavía no se han iniciado las acciones para normalizar la situación del barrio Altos de la Florida.

Responde la Administración Municipal

La Secretaria de Infraestructura de Soacha, Ingeniera Dora Vera, se refirió a la situación de Altos de la Florida, explicando que se logró una mediación con la EAAB, en la que actualmente se trabaja para instalar un hidrante y un macromedidor en los alrededores del sector de El Ciprés, con el objetivo de que la comunidad tenga el agua más cerca de sus viviendas, de tal manera que el servicio sea más frecuente y económico. Tanto el macromedidor como el hidrante, son propiedad de la empresa, que a su vez se encargará de abastecer los diferentes carrotanques que llevan el agua hasta el barrio. El servicio será facturado por la EAAB, aunque con unos costos inferiores a los que se pagan actualmente:

“Logramos que la EAAB trajera el punto de abastecimiento dentro de la misma comuna seis, por ende el tiempo de traslado del carrotanque va a ser menor. La idea es que haya un mayor número de carrotanques, para que la comunidad pueda tener un mejor servicio y más agua todos los días de la semana. El servicio se va a empezar a facturar desde el macromedidor con el propósito de bajar costos, esperando que eso se vea reflejado en el valor que va a pagar cada una de las familias de Altos de la Florida. Nosotros pretendemos que la EAAB haga unas inversiones muy importantes, a fin de que en el mediano plazo podamos tener la normalización del servicio para cada una de las familias. Esto quiere decir que paralelo al tema de legalización de estos sectores, podamos llegar con el agua a cada predio con un medidor individual, de tal manera que cada quien pague lo que consuma”, aseguró la Ingeniera Vera.

Legalización y gestión del riesgo

En conjunto con Asovialflo (Asociación de Viviendistas de Altos de la Florida), se trabaja actualmente para concertar con los propietarios de los terrenos donde se construyeron las viviendas, a fin de efectuar la compra de esos predios. Esto quiere decir que una vez se realice dicho trámite, se procederá a escriturar cada predio. En ese orden de ideas, Asovialflo sería una urbanización más del municipio. Por otra parte, actualmente existen dos estudios, uno del servicio geológico colombiano acerca del riesgo por movimiento de masa en la comuna seis, y otro sobre este mismo tema que realizó la Gobernación de Cundinamarca:

“Estamos en etapa de cruzar las dos informaciones para consolidar los datos que tenemos. Cuando tengamos esto determinaremos cuáles son las zonas habitables y las no habitables. No vamos a hablar de reubicación, porque precisamente estamos en una zona que se va a consolidar, y tenemos espacios suficientes para que las viviendas que están en zona de riesgo puedan ser reubicadas dentro del mismo sector. Ya hay unos estudios que hizo la Gobernación para el tema de acueducto, mientras que el municipio está empezando estudios y diseños en esta zona, a fin de que se realice la construcción del alcantarillado. Mientras no tengamos los estudios completos de saneamiento básico, la EAAB no va a normalizar la situación del barrio, pero estamos trabajando de manera conjunta para que cuando se dé todo esto podamos entrar con toda la inversión para garantizar este servicio”, resaltó la Secretaria de Infraestructura.

Se espera que a partir de esta semana se instale el macromedidor y el hidrante, de tal manera que se empiece a suministrar el servicio. Así las cosas, lo que se prevé es que en el mediano plazo, (de tres a cinco años), o de ser posible antes de que finalice el actual gobierno, dependiendo de la construcción de las redes matrices y toda la infraestructura necesaria, la situación de Altos de la Florida sea normalizada definitivamente.