Soldados y policías pasan por Soacha para reclamar al Gobierno incumplimiento de la Ley 4 de 1992

Un grupo de uniformados retirados estuvo en la mañana de ayer martes en Soacha, con el fin de expresar su descontento con el Presidente Juan Manuel Santos, por el incumplimiento de un compromiso asumido por este cuando era Candidato, el cual tiene que ver con la nivelación salarial de los miembros del Ejército y la Policía, según lo establecido en la Ley 4 de 1992.


3-65.jpg

Los militares y policías llegaron al municipio después de un largo recorrido de 32 días que salió desde Pasto (Nariño) y que ha pasado por las principales ciudades del país, con el propósito de llegar hasta la Plaza de Bolívar en Bogotá a fin de buscar un encuentro personal con Santos, para hacer las reclamaciones y las exigencias que los motivó a iniciar la marcha.

“Somos un grupo de militares y policías que venimos representando a todo el gremio de las Fuerzas Armadas, con el propósito de llegar hasta el Presidente Juan Manuel Santos y exigirle el cumplimiento del compromiso que él asumió cuando estaba en campaña, acerca de reconocer el IPC para la nivelación salarial de todos los militares y policías de Colombia. Hasta el día de hoy hay más de 12.000 sentencias ejecutoriadas que no han sido canceladas, y en la actualidad la voluntad del gobierno ha sido nula y falsa frente a lo que se ha expresado en todos los medios de comunicación”, explicó el Sargento Samuel Bocanegra, miembro del Ejército Nacional.

La petición de los militares coincide con las difíciles condiciones en las que muchos de ellos se encuentran. Por ejemplo, el Sargento Bocanegra perdió una de sus piernas en un campo minado del Putumayo, como él mismo lo dice, “cuidando y defendiendo la Nación”:

“Hoy reclamamos que el Gobierno reconozca lo que nosotros hemos hecho y lo que hacemos a diario, arriesgar nuestras vidas por un país que clama justicia y paz, pero que está en manos de un sistema politiquero”, expresó Bocanegra.

Una de las personas que participa en la marcha es el Sargento del Ejército Arbey Delgado, recordado por haber sido liberado en junio del 2010 junto al General Luis Mendieta, después de haber estado varios años en poder de las FARC. Delgado explicó las razones que lo llevaron a unirse al grupo, y habló de la situación que vive actualmente:

“Me uní a esta marcha porque veo que todas las solicitudes que hacen mis compañeros son muy ciertas y justas, estamos pidiendo una nivelación salarial consagrada en la Ley 4 de 1992. He visto durante mucho tiempo como están desprotegidos aquellos que salen lisiados, que han perdido una pierna o un brazo en combate, y sufren otros daños más. No se puede olvidar que en efecto la nivelación se dio para generales y coroneles, pero no para la base de la Fuerza Pública, es decir los soldados y los suboficiales. Todo el país sabe que yo presenté una reclamación al Estado, porque después de que fui liberado no he tenido tratamiento médico o sicológico, y tampoco he tenido el mismo trato que otros compañeros, que incluso fueron enviados al exterior. Esto ocasionó mi retiro de la Fuerza Pública, y ahora estoy en la lucha por esta causa. Exigimos la presencia del Presidente Santos o del Vicepresidente Garzón para solucionar de tajo esta situación”, manifestó el ex Secuestrado.

Otro de los marchantes es el Sargento Luis Henríquez, quien con vehemencia hizo fuertes señalamientos al Gobierno Nacional, no sólo por el incumplimiento de la Ley 4, sino por otros atropellos que él considera se están haciendo contra ellos:

“Hemos decidido hacer esta protesta porque queremos exigir al Gobierno Nacional que cumpla la Ley. No estamos pidiendo que se aumenten los salarios y las pensiones a los miembros de la Fuerza Pública, sino que se cumpla la Ley 4 de 1992, la cual otorga beneficios a todos los trabajadores del sector estatal, porque mientras que a otros le han cumplido, como por ejemplo a los profesores, a los jueces y a los órganos de control, a nosotros nos han discriminado. Desde 1997 se vienen haciendo los incrementos salariales a la Fuerza Pública por debajo del IPC, y eso está causando un detrimento a nuestros salarios y pensiones, sin olvidar el incumplimiento de la prima de actividad. En resumen, nos están condenando a vivir en la miseria, pues a los delincuentes los tratan mejor que a nosotros. Los jueces nos han dado la razón a través de sentencias, sin embargo se sigue incumpliendo”, concluyó Henríquez.

En la misma tarde de ayer los uniformados partieron hacia Venecia en el sur de Bogotá, de donde saldrán directo a la Plaza de Bolívar. Ellos dejaron claro que de ser necesario acamparán en este sitio hasta que el Presidente de la República se les pare al frente y declare que lo que se ha determinado a través de la Ley se va a cumplir.

cargando...