Dado el invierno que se presenta en varias regiones de Cundinamarca, el gobierno departamental hace un llamado para que los municipios que disponen sus residuos en el relleno sanitario Nuevo Mondoñedo realicen los ajustes necesarios en cuanto a la recolección, manejo adecuado y transporte de los residuos, ya que estos están siendo llevados saturados de agua, complicando de esta manera el tratamiento de los lixiviados.


Así lo dio a conocer la secretaría departamental del Ambiente, entidad que anotó que diariamente el relleno recibe 1.450 toneladas de residuos sólidos urbanos de 81 municipios, mediante el contrato de concesión suscrito con el consorcio relleno sanitario Nuevo Mondoñedo, ubicado en el municipio de Bojacá.

Los municipios que disponen sus residuos en el relleno son Albán, Anolaima, Bituima, Bojacá, Cachipay, Cajicá, Carmen de Carupa, Cogua, Cota, Chaguaní, Chía, Chocontá, El Colegio, El Peñón, El Rosal, Facatativá, Fómeque, Funza, Fúquene, Fusagasugá, Gachalá, Gachancipá, Gachetá, Gama, Granada, Guachetá, Guasca, Guatavita, Guayabal de Síquima, Junín, La Calera, La Mesa, La Palma, La Peña, La Vega, Lenguazaque, Macheta, Madrid, Manta, Mosquera, Nemocón, Nimaima, Nocaima, Pacho, Paime, Pandi, Quebradanegra, Quipile, San Antonio del Tequendama, San Cayetano, San Francisco, Sasaima, Sesquilé, Sibaté, Silvania, Simijaca, Soacha, Sopó, Subachoque, Suesca, Supatá, Susa, Sutatausa, Tabio, Tausa, Tena, Tenjo, Tibirita, Tocancipá, Topaipí, Ubaté, Útica, Vergara, Vianí, Villagómez, Villapinzón, Villeta, Yacopí, Zipacón, Zipaquirá.

Nuevo Mondoñedo cuenta con una vida útil restante de 12 años y trata aproximadamente 400 m3 diarios de lixiviados (líquidos producto de los procesos de descomposición de los desechos orgánicos), mediante tecnologías de punta como la ósmosis inversa y la nanofiltración.