La policía encontró la fiesta luego de que una menor de edad llamó a su familia y le dijo que no la dejaban salir de un sitio llamado DUBAI 7.0, ubicado en Bosa.

Al conocer la noticia, la familia de la menor llamó a la Policía y los uniformados llegaron al lugar ubicado en Bosa Piamonte. Allí encontró a más de 200 personas aglomeradas a puerta cerrada.

Los uniformados golpearon y pidieron que les abrieran, pero no fue posible que los dueños del establecimiento accedieran voluntariamente para que la Policía entrara, por lo que fue necesario llamar al cuerpo de Bomberos, organismo que intervino y abrió la puerta para ingresar y realizar el procedimiento correspondiente.

Lizeth González Vargas, alcaldesa de la localidad de Bosa, aseguró que la menor que avisó no sufrió vulneraciones a su integridad, pero los familiares temen amenazas luego de realizar la denuncia.

«La menor ya se encuentra con su familia. La familiar que presentó la denuncia nos informa que se siente preocupada por haber señalado estos hechos, y por recibir posibles amenazas«, sostuvo la mandataria.

La alcaldesa también agradeció a la ciudadanía por denunciar este tipo de hechos.  “Invitamos a la comunidad a seguir manteniendo las medidas de protección para evitar la propagación del COVID-19, evitando asistir a este tipo de actividades», relató.

Finalmente, las autoridades cerraron el sitio y suspendieron la actividad económica del sitio por 10 días.

Apoyo y fotografía: Sistema Integrado de Información