Durante la XX jornada de Desarme Voluntario en Bogotá, se recibieron 379 armas de fuego, 11.124 cartuchos de munición y 20 granadas (entre granadas de aturdimiento, de gas y de fragmentación).


La meta para esta campaña era recoger 300 armas de fuego (cumplida en un 126%), 5.000 cartuchos de munición de diferentes calibres (cumplida en un 222%) y 20 granadas (cumplida en un 100%).

Simbólicamente, a cambio de estas armas, el Distrito entregó más de 70 millones de pesos en bonos intercambiables en los principales almacenes de cadena (exceptuando alcohol y tabaco). Se destaca que del total de las armas recibidas 75 armas fueron entregadas sin contraprestación.

Estos resultados se suman a las 19 campañas de desarme ciudadano voluntario realizadas en Bogotá, a través de las cuales se ha logrado recibir a la fecha 7.761 armas de fuego, 116.231 cartuchos de munición y 778 granadas (entre fragmentación, gas y aturdimiento).

La campaña ‘Amar es Desarmarte’ mantuvo los principios universales del desarme, a través de los cuales se garantizó al ciudadano el anonimato, la ausencia de consecuencias legales y la certeza de que su arma no será usada nuevamente. Las armas recogidas serán fundidas para erigir un monumento alegórico a la vida.

Clara López Obregón, Alcaldesa Mayor de Bogotá (d) reiteró el compromiso de la Administración Distrital “en la promoción del desarme voluntario donde el mensaje primordial sea el valor de la vida y el apostarle a una Bogotá segura”.

La Administración, celebra el cumplimiento de la meta del cuatrienio en entrega voluntaria de armas, ya que se había previsto recoger 2.000 armas de fuego. Para ello, se realizaron 6 campañas, a través de las cuales se recibieron 2.029 armas de fuego, y, como valor agregado, 46.670 cartuchos de munición y 158 granadas.

Por su parte Mariella Barragán Beltrán, Secretaria Distrital de Gobierno, aseguró que “los resultados positivos de esta jornada de desarme voluntario, se deben al conjunto de acciones orientadas a desestimular actitudes de protección a través de las armas, antes de la solución concertada de los conflictos”.