El aparato aterrizó de emergencia a la 1:41 p.m. del sábado en medio de un potrero. Venía con tres personas procedente de Puerto Berrío, Antioquia.

Habitantes de la vereda Fonquetá de Chía, Cundinamarca, fueron testigos del aterrizaje de emergencia del helicóptero Bell 206 de matrícula HK-3353, de la Sociedad Aérea de Ibagué (SADI), que volaba desde Puerto Berrío a Bogotá.

“Escuchamos el ruido del helicóptero, pero por acá es normal, sin embargo, cuando vimos que empezó a descender de forma rápida, ahí dijimos que algo pasaba; afortunadamente estaba haciendo buen clima y fue en terreno plano, aunque al parecer se le dañó el soporte porque quedó prácticamente de barriga sobre el pasto”, dijo un testigo del hecho.   

Lo que dijeron las autoridades es que la aeronave se disponía a aterrizar en el aeropuerto de Guaymaral y al parecer tuvo una falla mecánica que obligó al piloto a efectuar un aterrizaje de emergencia en un potrero; el aparato resultó con daños estructurales.

Los tres ocupantes de la aeronave, el piloto y dos pasajeros, resultaron ilesos, pero fueron remitidos a un centro asistencial para ser valorados.

De acuerdo a lo informado por el mismo gobernador de Cundinamarca, los Bomberos de Chía atendieron la emergencia.