Ante el elevado aumento del desempleo en Colombia, para muchas personas el acceso a la medicina tradicional se reduce, por lo cual herramientas virtuales como las “apps” de salud son una alternativa para acceder a los servicios médicos

Según el DANE, en el mes de julio de 2020, la tasa de desempleo nacional fue 20,2%, lo cual representa un preocupante aumento de 9,5 puntos porcentuales frente al mismo mes del año anterior. Y quienes no perdieron su puesto, en un gran número, vieron reducido su salario. Son cifras alarmantes que se agravan si se tienen en cuenta las consecuencias que tiene esto para el acceso al sistema de salud.  

Hay unos datos complementarios que refuerzan esta preocupación. De acuerdo con la Planilla Integral de Liquidación de Aportes (PILA), en junio de 2020 el número de puestos de trabajo dependientes fue 7,9% menos que el mismo mes del año anterior, y el de independientes, 12,9% menor. Además, el 4,0% de los puestos de trabajo dependientes suspendieron el contrato y el 6,0% registraron vacaciones.  

Cuando se da este fenómeno y baja el pago de las planillas de la PILA, es altamente probable que no se pague la seguridad social obligatoria y ni hablar de los planes complementarios o los de las cajas de compensación. Si no hay sueldos, la organización económica de los hogares se complica, no solo en abastecimiento o manutención, sino que ponen en segundo plano el pago de los servicios básicos de salud. 

Es el momento cuando muchas personas que empiezan a vivir la ‘nueva normalidad’ están afrontando dificultades de salud y requieren urgentemente de soluciones como la telemedicina. “Darles a los colombianos la opción de acudir a un médico, así sea particular, en caso de necesitarlo, por medio de la virtualidad se convierte en uno de los únicos recursos que tienen los colombianos hoy en día”, explican algunos especialistas de Sitidoctor, pues no requieren de desembolsos mensuales, contratos anuales ni cobros adicionales, salvo la consulta que se paga directamente al médico. 

Un segundo problema que afrontan quienes necesitan servicios de salud en estas nuevas condiciones de la ‘nueva normalidad’ es que a esta disminución de sus ingresos se agrega la dificultad para desplazarse a las consultas convencionales y cuando lo hacen se exponen a los riesgos de contagios que serán inevitables al permanecer mucho tiempo en contacto con otras personas en los sistemas masivos en el transporte y en las mismas entidades y consultorios para conseguir citas o asistir a las consultas presenciales.   

Es muy claro que un escenario de alto riesgo es el transporte masivo, en el cual no es evidente poder mantener la “distancia social” y esta circunstancia hace más útiles, seguras y eficaces las posibilidades de hacer el agendamiento y “triage” virtuales y la geolocalización de médicos cercanos para la atención inmediata y concreta

“Tener un médico especialista, con agenda abierta y cerca del lugar donde se encuentra el paciente, en caso de necesitar atención presencial, es la clave para facilitar el acceso al sistema de salud en la actualidad”, aseguran en Sitidoctor. 

Finalmente, “no es momento de bajar la guardia”, aseguró Bill Gates en una entrevista en The Economist. Pero la salud no da espera y las soluciones deben ser inmediatas y llegar de manera oportuna por lo cual ante la crisis laboral y económica que ha dejado la pandemia, es vital acudir a herramientas de salud (aplicaciones), como Sitidoctor, que ya demostraron su gran capacidad de avance y rápida adaptación en corto plazo”. 

En el caso de Sitidoctor, es una app de fácil usabilidad, pues para acceder a sus servicios requiere solo la descarga (desde AppStore o GooglePlay) y un corto registro. Una vez completados estos pasos, el usuario puede solicitar una teleconsulta gratuita con algunos especialistas voluntarios, o agendar con uno de los 32.000 profesionales de la salud calificados en 162 especialidades y distribuidos en 31 departamentos del territorio nacional.

Por Johana López

Medios y Difusión