La terminación improvisada de los contratos de los supervisores o controladores de ruta en los portales de Transmilenio está generando traumatismos para los conductores y retrasos de hasta 40 minutos en la operación de los buses articulados.


Por no preverse la terminación de los contratos, Transmilenio en un acto de total improvisación colocó a funcionarios de oficina a asumir las labores de los supervisores e inspectores de ruta en las plataformas de los portales, lo cual no solo atenta contra la organización administrativa, sino que ha generado traumatismos en la operación del sistema.

“Algunos conductores de buses articulados nos comentaron y tenemos los testimonios en video, que la falta de conocimiento práctico y experiencia de los funcionarios de oficina en la labor de supervisión y control de buses en las plataformas, ha ocasionado represamiento de buses en los portales y demoras en la salida de las rutas de hasta 40 minutos”, dijo la Concejal de Bogotá Gloria Stella Díaz.

Tanto usuarios como conductores están “pagando los platos rotos” por la ineficiencia administrativa de un decadente sistema de transporte público. En las estaciones de Transmilenio observamos a diario a los ciudadanos desesperados esperando que un bus los recoja para llegar a sus sitios de destino, y por otro lado los conductores son objeto de insultos y amenazas por no llegar puntuales a cumplir con las frecuencias, muchos de ellos han perdido su hora de almuerzo, el tiempo de descanso o terminan su turno horas más tarde de lo normal.

“Desde nuestro Político MIRA, hacemos un llamado al Alcalde Enrique Peñalosa, para que no continué tomando medidas improvisadas en un sistema de transporte público al cual él le dio vida, pero que está dejando morir”, puntualizó la Concejal.