Hemos dejado atrás cuatro años en los que no pasó nada de verdadera importancia por la ineficacia y estrecha mentalidad del jefe del Gobierno Municipal. Las ilusiones y esperanzas se quedaron atrás y se convirtieron, como siempre, en frustraciones que nadie se merece. Pero la ilusión es lo último que se pierde y ha pasado al nuevo funcionario del que mucho espera la comunidad.


Pasó ya el gobierno del sueño, el cansancio y las mentiras. Ahora, de todos los soachunos depende si siguen con la esperanza de lo nuevo o continúan enquistados en las mentiras y promesas del pasado.

Afortunadamente se fue el alcalde Nemocón, que más le valiera no haberlo sido jamás, pues su período lo pasó diciéndole mentiras a la gente de Soacha, aceptando invitaciones de todo tipo y ayudando a un personaje que ocupaba la Gobernación del Departamento, y cerrando los ojos para no ver lo que ocurría en sus dependencias, y a firmar contratos leoninos como el del Hospital, u oyendo los trabajos nacidos de las fantasías de su Secretario de Gobierno, o siendo el último en ver las anomalías de ciertos funcionarios como uno que desempeñó la Secretaría de Hacienda y que, afortunadamente, lo tiró a la calle cuando pretendía ahorrar en un Banco con dineros de esa dependencia.

Y qué decir de la licitación para la construcción del Hospital Mario Gaitán Yanguas que encierra toda clase de ilegalidades? Pues en el diario El Tiempo del 26 de marzo del año 2.015 se dice que “Una de las firmas del Consorcio CB2014, ganador de la millonaria licitación para la nueva sede del hospital Mario Gaitán Yanguas, en Soacha, habría presentado como parte de su equipo a profesionales de ingeniería y arquitectura que no tienen ninguna relación laboral con la empresa. Y así lo denunció el ingeniero Leslie José Quintero Picón ante la Personería y la Procuraduría al ver que la presentación de la propuesta, la empresa Construcciones Benavides Ltda, que tiene 20 por ciento de la .participación del consorcio, utilizó su nombre, cédula y matrícula profesional en un documento anexo adjunto en el Portal Único de Contratación (Secop)”.

De otra parte, la Jefe de la Oficina Jurídica Nancy Stella Patiño, fue preguntada sobre qué explicaciones podía dar sobre el cargo de subgerente de la oficina del abogado “Manuel Sánchez, uno de los testigos del carrusel de contratación en Bogotá y quien confesó los acuerdos para el pago de coimas en contratos de la Unidad de Mantenimiento de la Malla Vial” y respondió que era cierto lo de la vinculación laboral, que era lo único y que sus actuaciones profesionales han estado ceñidas a la Ley.

Como dice el diario El Tiempo, ya citado atrás, “La nueva infraestructura para el Gaitán Yanguas es –como reconoció la misma administración local- la obra más importante y necesaria por la crisis de salud que enfrenta el municipio, por lo que llamó la atención entre las otras empresas para la adjudicación del contrato de 47.738 millones de pesos, que únicamente se hubiera presentado como proponente el consorcio CB, que sólo se mantuviera abierta durante cinco días hábiles (entre el 15 y el 22 de diciembre de 2014) y que fuera adjudicada el 31 de diciembre, en medio de las fiestas de fin de año.” ¿Ya se iniciaron las obras y cuándo terminarán? ¿Quién recibió el dinero para tal obra? ¿Quién es el responsable de semejante “chanchullo”? ¿Qué dirá ahora el exalcalde Nemocón? ¿Ya tiene información total el nuevo Alcalde? Es que pretender ser siempre el protagonista es el mayor mal de cualquier político, ya que deja en segundo plano la verdadera función del servicio público, máxime cuando ese político desde hace tiempo es un verdadero cadáver. Y ¿qué decir de su Secretario de Gobierno, señor Nemocón?, que también sufrió la misma muerte política suya, y todos se ríen cuando pretende hacer notar sus extraordinarias labores. Sentido pésame. No se puede ni estar ajeno a lo que ha pasado ni ser absolutamente neutral. Hay que ser beligerante. Claramente beligerante en beneficio de nuestro Municipio y de sus gentes. No olvidemos que “cuando las cosas se hacen mal, suelen terminar mal.” Veamos un ejemplo incontrovertible:

“Mediante Contrato 774 de 2.013, la Secretaría de Infraestructura entregó al Consorcio Ediviales $9.193.561.937, correspondiente al 50% de él. Posteriormente la cantidad de $2.790.797.274, dejando un saldo de $6.402.764.662. Saldo de anticipo por amortizar, $1.099.160.558 y es el momento que no se ha terminado la obra del también denominado Plan Carrasquilla, ni existe apropiación. Improvisación absoluta, demagogia o incapacidad para gobernar”.

Ser político en este momento debería implicar tener sentido común y usarlo, estar dispuesto a sentarse y escuchar a todos y encontrar así, especialmente a la oposición, para hallar en equipo soluciones a los graves problemas como la falta de trabajo, la educación y la seguridad. Trabajar de verdad para lograr el bienestar de los ciudadanos y lograr transmitirles un sentimiento de unidad, y ayudar de verdad al nuevo Alcalde en la regeneración que se propone para Soacha, que bien se la merece. Fuera de ello, como ya ocurrido muchas veces, seguiremos en lo mismo.

Hemos dejado atrás cuatro años y no pasó nada de verdadera importancia por la ineficacia y estrecha cabeza del jefe del gobierno Municipal. Las ilusiones y esperanzas se quedaron atrás y se convirtieron en otras nuevas. Ya pasó el gobierno del sueño, el cansancio y las mentiras. Ahora depende si seguimos en la esperanza de lo nuevo o enquistados en las mentiras del pasado reciente. Y al igual que un torero, empleando un símil de la fiesta brava, que tanto quieren los soachunos de pura cepa, tienen que lidiar con la corrupción, el desempleo y la pobreza que ha sido nuestro día a día durante años. Pero sí hay esperanza de que todo se arregle, con el nuevo Gobierno Municipal, y así intentamos entre todos que prevalezcan el deseo de servir, el amor a la tierra y el interés de los nuevos dirigentes de servir más y mentir menos para que en el futuro volvamos la vista atrás y digamos a todos: lo hemos obtenido, aunque no conseguimos, nuevamente, la consideración y el respeto del alcalde Nemocón que mostró una vez más su enemistad con el pueblo, sancionándolo a escasas 24 horas de dejar el cargo, con el aumento en el pasaje del bus, inalcanzable para muchos porque seguramente se acordó que su familia es propietaria de buses de servicio urbano y puede volver a prestarlo en Soacha.

El nuevo Alcalde Municipal acaba de nombrar su gabinete y entre los designados, está un soachuno de pura cepa, como Secretario de Planeación y Ordenamiento Territorial. Se trata del doctor ROBERTO PRIETO LADINO, quien por su juventud y profesión, será todo un éxito en sus actividades. Bienvenido a su tierra.

joseignacogalarza@yahoo.es