En las principales calles de salida de la comuna uno se reúnen cientos de personas a esperar que algún vehículo de transporte esté prestando el servicio; no obstante la ausencia de los buses es casi total, razón por la que la mayoría de actividades en la comuna se están viendo afectadas y los trabajadores que deben dirigirse a Bogotá están apresados en sus barrios.


Una de las consecuencias que más preocupa a los habitantes del sector es que las actividades estudiantiles fueron suspendidas, dando paso a que los jóvenes alumnos de las instituciones educativas se queden deambulando por las calles; conjuntamente cientos de personas se aglomeran en las esquinas y paraderos reconocidos a la espera de algún vehículo que los acerque a su destino.

Pese a los términos acordados en la reunión sostenida entre el alcalde municipal con los representantes de los gremios de transportadores, en las horas de la noche de ayer, a través de las redes sociales se difundieron varios llamados que incitaban a los prestadores del servicio a mantenerse sobre el paro, algunos de ellos promovían la utilización de la violencia en contra de los vehículos que decidieran trabajar.

De acuerdo con los argumentos de la comunidad, los transportadores que laboran en el corredor Soacha-Bogotá no están permitiendo que los compañeros dispuestos a ejercer sus labores salgan de los paraderos, también están impidiendo la movilización de los buses de transporte interno del municipio, dificultando aún la situación para los ciudadanos de a pie que no han podido salir de la comuna.

Por otro lado, los conductores que utilizan sus vehículos particulares para ejercer el transporte informal, aprovechan la situación, arriesgando su integridad y la de sus usuarios para llenar los pequeños carros con el fin de promover la salida de los ciudadanos, cobrando tarifas entre los dos mil y tres mil pesos por persona para acercarlos a la Autopista Sur.

Hasta el momento se han presentado algunas situaciones de orden público, generadas por contribuyentes al paro, quienes pretender evitar que los trasportadores de rutas internas se movilicen y movilicen a la comunidad al interior del municipio.