Posiciones encontradas son las que a diario se escuchan sobre el servicio de TransMilenio en Soacha. Mientras un buen segmento de la población defiende el sistema, otro tanto considera que es obsoleto y que en nada ha solucionado la problemática de movilidad en el municipio, teniendo en cuenta que al mes de haber entrado en operación, ya había colapsado.


No cesan las quejas sobre la falta de frecuencia de articulados, especialmente en horas pico, situación que ha desencadenado una serie de protestas por parte de quienes a diario utilizan el sistema. En estos horarios la infraestructura es insuficiente, los pasajeros no caben en las estaciones y el caos se apodera de los usuarios que necesitan desplazarse urgentemente hacia la capital.

En las cuatro estaciones ubicadas en el municipio, en especial la de San Mateo, las filas son largas para comprar las tarjetas o recargarlas. “Aquí todos los días es lo mismo, no entiendo por qué no ponen más personas para agilizar la entrada a los vagones, claro que también es falta de precaución de algunas personas por no recargar a tiempo”, dijo Angie Paola Salamanca, residente en la comuna seis.

Pero las filas y las demoras no sólo se dan entre el municipio y el Distrito, en sentido contrario también hay congestión, especialmente en horas de la tarde y en la noche.

“En Ricaurte hay veces me he demorado hasta 30 minutos esperando que me pueda subir a un articulado. Es increíble que el tiempo que uno se gana en el recorrido, lo pierda dentro de la estación”, agregó Gonzalo Hernández, usuario del sistema.

Al igual que en Ricaurte, la congestión de venida abarca a las estaciones Corferias, Universidad Nacional, General Santander y Venecia. “Subirse uno en Corferias sobre las 6:00 p.m. es casi imposible, a mí me toca esperar que carguen unos tres buses para poder subirme”, expresó Rafael Ruiz González, residente en la comuna tres.

Todo lo anterior se refleja en la falta de frecuencia de buses articulados, un problema que se evidenció desde el primer día de servicio en la troncal Soacha, pero que a TransMilenio parece no importarle porque hasta ahora no ha ofrecido alternativas serias que mitiguen la delicada situación. Es cierto que recientemente se implementó las rutas G45 y G46 hasta el portal de sur para descongestionar las estaciones del municipio, pero las interminables filas en las horas pico continúan.

Pero ¿Qué hay de fondo en la alta congestión de las estaciones de TransMilenio en Soacha? Un primer aspecto es que éstas quedaron muy pequeñas y no soportan la cantidad de pasajeros que acuden a ellas diariamente. Un segundo elemento es el crecimiento desaforado de la ciudad por la cantidad de viviendas aprobadas, lo que repercute en la llegada masiva de familias al municipio; otro detonante es el colapso de la Autopista Sur que a toda hora permanece congestionada, situación que obliga a los habitantes a utilizar el sistema. Finalmente, la entrada del SITPP a barrios colindantes con Soacha también ha contribuido a la alta congestión de las estaciones, ya que varias rutas que salen del municipio fueron recortadas y otras suspendidas.

“Yo todos los días cogía la ruta que salía por la comuna tres y me iba hasta Galerías, pero desde hace como dos meses la quitaron y ahora me toca aguantarme esa congestión y espera en TransMilenio”, aseguró Omaira Castro, residente en la comuna seis.

¿Y las soluciones? Ante la delicada situación, la Ministra de Transporte, Cecilia Álvarez-Correa, aseguró a finales del pasado mes de febrero que la solución era ampliar las cuatro estaciones ubicadas en el municipio de Soacha para implementar buses biarticulados, trabajos que podrían tener un costo superior a los 10 mil millones de pesos. Sin embargo, han pasado más de tres meses después del anuncio y hasta el momento no se ha hecho nada.

Hace apenas 15 días, el alcalde Juan Carlos Nemocón dijo que ya se tienen los recursos para la ampliación de las estaciones de Transmilenio en el municipio. “Es una cuantía cercana a los 12 mil millones de pesos que están para ser invertidos en las estaciones de San Mateo, Terreros, León XIII y Despensa”.

Los recursos para ampliar las estaciones hacen parte de una Fiducia entre la Nación, la Gobernación de Cundinamarca y el municipio.

Precisamente este jueves se supo que los diseños y planos para la ampliación de las cuatro estaciones del sistema ya están listos y que fueron entregados a la alcaldía de Soacha. Entonces será responsabilidad del municipio que se realice la licitación y adjudicación de la obra en el menor tiempo posible para que los biarticulados puedan comenzar a operar hasta San Mateo.

Pero, mientras la ampliación de las estaciones se hace para que los biarticulados entren en funcionamiento en Soacha, ¿Qué? Buena parte de los usuarios coinciden en afirmar que por ahora, la solución es aumentar la frecuencia de buses rojos en horas pico para mitigar la elevada congestión de pasajeros que diariamente se desplazan hasta la capital.