La Gobernación de Cundinamarca espera que la primera línea del Tren de Cercanías, que parte de Fusagasugá, ingrese a Bogotá por la carrera 30 y termine en la estación de la Sabana


Sin embargo esa decisión dependerá de los estudios del Metro de Bogotá, que según la Secretaría de Movilidad, se darían a conocer entre la última semana de agosto y la primera de septiembre.

En el memorando de entendimiento suscrito este año entre el Gobernador de Cundinamarca, el Alcalde de Bogotá, el Gobierno Nacional y Planeación Nacional, la primera línea se extendería desde la estación de Facatativá hasta el Patio de La Hoja, en la carrera 30.

“En ese mismo memorando se autorizó que la primera etapa también incluya desde la 183 hasta a la estación de La Caro y se estudia la posibilidad de que vaya hasta Zipaquirá”, dijo la secretaria de Región Capital, Sonia Durán de Infante.

El proyecto contempla la construcción de 106 kilómetros, de los cuales 53 estarían en la capital. Sus cuatro fases se estiman en 900 millones de dólares.

Por ahora, la Gobernación de Cundinamarca espera obtener en las próximas semanas los ajustes a los estudios de demanda de pasajeros, tal como lo exigió el Ministerio de Transporte. Se estima que en sus primeras etapas este sistema transportará a cerca de 5 mil pasajeros en horas pico.

“Teniendo los estudios de demanda, donde hemos afinado algunos detalles, respecto de las intersecciones entre Facatativá y la carrera 30 e información relevante sobre la demanda, aspiraríamos a que este gran proyecto pueda abrir la licitación en el primer semestre de 2010”, explicó Durán.

El tren, que no prestará el servicio de carga, será eléctrico y se alimentará a través de unas 14 subestaciones de energía, ubicadas cada 600 metros.