Luego de la millonaria sanción interpuesta por la Car Cundinamarca a la empresa Invercot SAS  en  2016 a raíz de la explotación ilegal de actividades mineras, los afectados interpusieron una demanda ante el  Tribunal Administrativo de Cundinamarca para reversar la multa, pero esta fue negada.

Este lunes, el Tribunal dejó en firme la decisión de la Corporación Autónoma de Cundinamarca (CAR) de sancionar a la empresa Invercot S.A.S., que realizaba actividades mineras en el municipio de Soacha sin contar con los permisos ambientales necesarios. A pesar de los intentos de la empresa para reversar la decisión, la empresa deberá pagar una multa de $7.000 millones.

Una vez fueron descubiertas las actividades mineras, en marzo del 2013, la CAR impuso una medida preventiva de suspensión a la empresa, pero al parecer, esta habría incumplido la suspensión, por lo que después se les formuló cargos a los presuntos infractores.

Una vez se agotaron todas las etapas del proceso establecido en la Ley 1333 de 2009, la autoridad ambiental, a través de la Resolución 2691 del 16 de diciembre de 2016, declaró responsable a la sociedad, a la que le fue impuesta una multa de $7.000 millones junto a la orden de cumplimiento de un listado de medidas compensatorias. Esto, a través de la ejecución de un plan de trabajo para la reconformación y rehabilitación paisajística y ambiental de las zonas afectadas con las infracciones ambientales cometidas.

Ante la medida, la empresa decidió demandar los efectos jurídicos de la resolución de la CAR 691 de 2016 y la 485 de 2019, a través de las cuales la autoridad ambiental imponía y ratificaba la sanción por infringir normas de carácter ambiental. Pero luego del análisis de los argumentos, el Tribunal Administrativo de Cundinamarca negó dicha demanda ratificando así la sanción.

“Aunque la complejidad de estos procesos sancionatorios hace que las decisiones tomen tiempo, la normatividad ambiental es clara y la Corporación Autónoma Regional de Cundinamarca es estricta en su aplicación; por tal razón reiteramos el llamado a empresas y particulares a cumplir la Ley y evitar este tipo de sanciones», señaló Juan Camilo Ferrer, director jurídico de la CAR Cundinamarca.

Además de la sanción, a la empresa se le decomisó diez máquinas encontradas en flagrancia que estaban siendo utilizadas para adelantar actividades ilegales en la zona.

Foto: Car Cundinamarca Fuente: elespectador.com