De nuevo se pueden usar gases lacrimógenos en las protestas gracias a la nulidad del fallo que había proferido un juez.

La declaratoria de nulidad la hizo el Tribunal Superior de Bogotá luego de haber sido impugnada por el Ministerio de Defensa.

El Tribunal ordena la devolución del expediente al juzgado para que se realice nuevamente el estudio de la tutela, pero esta vez vinculando en el proceso al Ministerio de Salud y de Interior para tener en cuenta sus conceptos sobre la relación que tiene “el uso de los agentes químicos para el control de protesta y el riesgo de contagio o mayor severidad de síntomas por COVID-19″.

Cuando el juez falló le había dado la razón a los argumentos de la acción de tutela, interpuesta por un ciudadana, en la que se “ordenaba, de forma inmediata, al Presidente de la República y a la Nación – Ministerio Defensa Nacional – Policía nacional que suspenda el uso de los agentes químicos, dispositivo lanzador de pimienta, con propulsión pirotécnica, gas o aire comprimido; Granadas con carga química; granadas fumígenas; Cartuchos con carga química CS, OC y, cartuchos fumígenos y/o cualquier otra sustancia semejante”.

En aquel entonces el juez señaló que “resultaría una combinación muy peligrosa el uso de estos gases en momentos de propagación del virus, bien sea porque su efecto en el cuerpo humano degrada las defensas antivirales de los pulmones y por tanto, el ciudadano quedaría en mayor riesgo y su salud más expuesta en caso de contagiarse por COVID”. Además indicó que “cualquier norma o protocolo de bioseguridad se va al traste al momento en que estos agentes químicos se utilicen (…) de estos agentes químicos genera indudablemente afectación en la salud humana, llegando a ser prohibidos en algunos países o también en algunas ciudades”.

Fuente: elespectador.com