Un historiador que le apuesta al rescate de la identidad y la memoria de Soacha

Desde el año 2009, un grupo de personas se ha dedicado a velar por el rescate, la recuperación y el fomento del patrimonio histórico material e inmaterial del municipio, a fin de propender por la construcción de la identidad, el reconocimiento y el sentido de pertenencia, a través de lo que hoy se conoce como los ‘Vigías del patrimonio”, un proyecto liderado por el historiador Everardo Herrera.


2--9.jpg

La iniciativa hace parte de un programa dirigido desde el Ministerio de Cultura, que para el caso de Soacha se implementó desde el año 2008, y cuyo enfoque-en principio- se inclinó al legado de arte rupestre muisca presente en las piedras antiguas situadas en San Mateo, Canoas y otros sectores de Soacha.

Hoy, Vigías del patrimonio está a cargo de Everardo Herrera, un mesuno que vive hace treinta años en Soacha, graduado en Historia en la Universidad Nacional de Colombia, que tiene el objetivo de consolidar el trabajo que ha venido desarrollando el grupo, a fin de explorar otros horizontes que van desde el redescubrimiento del territorio, hasta la recuperación del patrimonio soachuno que por una u otra circunstancia se encuentra fuera del municipio, exhibido en universidades u organizaciones de Bogotá:

“En Soacha ya llevo bastante tiempo, llegué aquí a los cuatro años de edad desde La Mesa, me gradué como Historiador en la Universidad Nacional de Colombia, y por la necesidad que hay desde la comunidad, y aquella que se genera en el mismo municipio por parte de ese desarraigo que existe, me vinculé al grupo de vigías del patrimonio cuando era coordinado por quien fue su fundador: Juan Carlos Rodríguez. Siempre hemos trabajado en aras de la recuperación de las fuentes documentales que se encuentran en la Diócesis de Soacha, el Archivo de Sevilla y el Archivo General de la Nación; es un material que no está dentro de Soacha, pero que queremos recuperar. La idea es empezar a transcribir estas fuentes que datan de los siglos XVI, XVII y XVIII, a fin de incluirlas en el proceso que estamos adelantando…

… Soacha tiene una enorme riqueza arqueológica. Desafortunadamente también tiene un gran desconocimiento de esta; acá tenemos patrimonio inmaterial, gastronómico y una de las evidencias más antiguas de asentamientos humanos. Además de los Abrigos Rocosos del Tequendama, a lo largo del municipio hay sitios que datan de diferentes fechas de poblamiento: Aguazuque, Portalegre, Panamá y Tibanica son evidencias del paso de los grupos antiguos que se cimentaron en el territorio. Sin embargo, todo el registro de arqueología y las evidencias de poblamiento: tumbas, elementos líticos, cerámicos y funerarios, están desconectados de la comunidad soachuna contemporánea, explicó Everardo.

A partir de este diagnóstico de Soacha, Herrera ha logrado en el tiempo que lleva de gestión al frente de los Vigías del patrimonio, realizar visitas de reconocimiento a diferentes sitios del municipio donde se ha evidenciado la necesidad de conocer, divulgar y conservar este patrimonio cultural del municipio. De esta manera, desde el año pasado se han logrado hacer caminatas a lugares históricos como Canoas y las ruinas de El Tusso, realizando alianzas con grupos y organizaciones juveniles y sociales:

“Con esto hemos podido llevar a cabo procesos de reconocimiento del patrimonio, pues en este momento estamos en una tarea de consolidación y proyección. Nuestro ‘caballo de batalla’ ha sido el fomento del patrimonio arqueológico del municipio, por eso tenemos la idea de conformar el Centro Municipal de Historia y un Semillero de Investigación donde trabajemos este tema. En unión con el Ministerio de Cultura, la Coordinación Departamental de Patrimonio y los equipos de arqueólogos que están trabajando en Soacha, hemos logrado traer varias capacitaciones para los habitantes del municipio, entre las más destacadas se encuentra la primera Capacitación de Vigías de Patrimonio departamental y nacional. Para esta capacitación asistieron personas de diferentes regiones del país, incluso desde Argentina, además tuvimos excelentes capacitadores en las líneas de preservación del patrimonio arqueológico, histórico, gastronómico. También tuvimos una sobre Arqueología Funeraria, y el fin de este mes haremos la de registro de arte rupestre, todo ha sido una labor apoyada desde la Dirección de Cultura y la misma comunidad”, expresó el Coordinador de Vigías del patrimonio.

A propósito de la recuperación de las fuentes históricas documentales que están fuera de Soacha, Everardo se muestra ‘ambicioso’ y apuesta por dos grandes proyectos. El primero, la creación del Consejo Municipal de Historia y el segundo la construcción de un Museo Arqueológico que funcionaría en la Hacienda Terreros.

Afirma Everardo, que Soacha ha sacado mucha evidencia arqueológica, pero que desafortunadamente no hay nada dentro del territorio, porque todo se encuentra en el ICANH (Instituto Colombiano de Antropología e Historia), la Universidad de Los Andes, la Universidad Javeriana y la Universidad Nacional, entre otras instituciones. Lo anterior, según explicó, ha ocasionado que precisamente no haya reconocimiento, porque gran parte del patrimonio soachuno está fuera del municipio:

“La idea es que este museo funcione en Terreros, porque queremos que los soachunos se vean a sí mismos en el tiempo, que se den cuenta que fuimos muiscas, mestizos; que tenemos influencia española, pero que en definitiva recuerden que somos Soacha en el tiempo. Desde la comunidad se está pidiendo que el mueso se instale allí, y que con el apoyo de la Secretaría de Educación y la Dirección de Cultura, se ubique el rubro a través del Ministerio de Cultura para que se traigan las piezas históricas que están fuera de Soacha. Con el Consejo Municipal de Historia queremos que haya muchísimas organizaciones aparte de los Vigías del Patrimonio, personas de la comunidad, conocedores de la comunidad, organizaciones civiles y artísticas, que puedan construir elementos de investigación para ver a Soacha desde esta perspectiva…

…La Diócesis de Soacha nos ha permitido ingresar al archivo parroquial, allí hay más de 20 libros eclesiásticos que datan de 1627, fecha en que se expidió la primera partida de bautismo del municipio. El objetivo es poder vincular este tipo de documentos y todas las investigaciones que se han hecho por parte de arqueólogos, investigadores, trabajadores sociales y personas que han pensado en Soacha desde la investigación. Queremos que exista un sitio donde se pueda investigar a Soacha, también crear un catálogo de bienes materiales e inmateriales del municipio”, concluyó Everardo Herrera.

Ahora, como ya se mencionó, Everardo espera que se generen las condiciones para la creación del Consejo Municipal de Historia y se pueda construir el Museo Arqueológico en la Hacienda Terreros, dos proyectos que le apuestan al rescate de la identidad y la memoria del municipio de Soacha.