Soacha demanda el reconocimiento sin ambigüedad ni equívoco, de la gestión de todos y cada uno de los burgomaestres, muchas son las obras y logros que con su liderazgo se han materializado para este municipio, justo es reconocer también que sus equivocaciones son objeto del escrutinio de las autoridades a quienes por competencia les corresponde asumir tal labor.


Sin embargo la actual situación de nuestro proceso democrático nos indica que las voces que en este medio han proclamado la Unidad Municipal, hoy cada vez se apagan más y más. Recordemos cómo el hoy candidato Juan Carlos Nemocón expresaba su complacencia por “..la gran mesa de Unidad Municipal de manera sincera..” o Fernando Ramirez cuando dijo “…Queremos convocar a todas las fuerzas sociales y políticas de nuestra ciudad para que todos unidos podamos sacarla adelante con un Gobierno incluyente, participativo, transparente y sostenible en el tiempo, buscando la unidad y la reconciliación…” o cuando Juan Carlos Saldarriaga y Oswaldo Córdoba participaban del concepto “…de un acuerdo fundamental de unidad municipal en torno a una propuesta programática que surgirá de un serio, responsable y objetivo análisis y estudio de las causas de la problemática local, superando de esta manera el debate estéril que ha polarizado y enfrentado entre sí, en no pocas ocasiones a la comunidad, subordinando el desarrollo y el mejoramiento del bienestar general a los intereses particulares…” Y por qué no retomar las voces favorables de la candidata Betty Zorro cuando además nos participaba conceptos de corte humanista y social como cuando dijo “…La familia es lo más importante, es el eje fundamental del ser, y si está unida y consolidada, la sociedad progresa de una manera positiva”. Cómo no reseñar la labor en favor de la causa de los jóvenes en cabeza del candidato Fernando Escobar Franco, y su aporte en lo social desde su ejercicio como Personero. Creeríamos fácil predecir que en un proceso de unidad democrática los aportes de los candidatos Jimmy Munévar y Joaquín Guzmán serían muy valiosos y bien recibidos, y cómo no esperar un gesto favorable de Luis Alfredo Chía en lo que el bien llamaría una ‘Marcha de unidad por Soacha “y así todos y cada uno de los actores del proceso.

Hoy el requerimiento a Ustedes nuestros líderes, dentro del proceso democrático que se adelanta es, el de pedirles un alto en sus campañas, sus disputas y reclamos, para considerar que los intereses de los grupos que los respaldan, nunca serán más grandes y nobles que los de todo el Municipio. Reconsideren la unión de esfuerzos, equipos y recursos, alcanzando para Soacha y los Soachunos por nacimiento y por adopción, ese sueño de poder volver a tomar las riendas del progreso en paz, remando todos de frente y con el amor que se merece Soacha.

Necesitamos un Gobierno incluyente para Soacha, demuestren con grandeza y gallardía a los peregrinos de la política Soachuna, que sí hay con quien, que sí se puede gobernar con clase y con altura este maltratado Municipio, y discúlpenos pero esa responsabilidad hoy está en cabeza de Ustedes.

Hagan el escrutinio que corresponda y busquen las fórmulas de una alianza política integral de todas las fuerzas políticas de Soacha en pro del desarrollo y bienestar para todos los Soachunos, por nacimiento y por adopción.

Permítanos culminar este llamado parafraseando con nuestro Libertador ¡que reine la vida y la felicidad en Soacha! y este anhelo será posible cuando cesen las ambiciones partidistas y se consolide la Unión que Soacha reclama.

William Marlon López Silva

[email protected]