Hace algunos años la zona adyacente entre Compartir, Nuevo Compartir y Quintas de Santa Ana era un bonito parque en el que los niños disfrutaban los ratos de ocio. Sin embargo, con el transcurrir del tiempo ese espacio se fue perdiendo con la arrasadora urbanización de sus zonas cercanas y la creciente presencia de nuevos residentes de esas áreas construidas casi ‘a las malas’.


protesta-Sibaté-Codensa

protesta-Sibaté-Codensa

Hoy, lo que se puede observar en ese punto es que las aguas negras provenientes de Nuevo Compartir, una parte de Compartir y la Institución Educativa Nuevo Compartir, van a parar a dicho sitio sin ningún tipo de control o planeación por parte de las autoridades sanitarias, esto sin olvidar a quienes construyeron allí sin prever lo que podía pasar en el mediano y largo plazo, en medio de las repercusiones de un terreno que no es apto para construir.

Esa es la problemática que enfrentan hoy los habitantes de Quintas de Santa Ana IB, un barrio joven que no cuenta con más cinco años de creado, que ya está sufriendo por los impases generados a partir de esa situación, sobre todo en las afectaciones derivadas de las plagas, los malos olores y el contacto con las aguas negras.

“En cuanto al acueducto del sector de Nuevo Compartir, cuando llueve empiezan a devolverse las aguas porque no hay una adecuada estructura que desvíe estas para que no nos caigan a nosotros, que irremediablemente debemos empezar a limpiar los canales para que vuelvan y bajen. A la Dirección de Servicios Públicos le hicimos una solicitud hace cuatro meses para que nos enviara el vactor, a fin de poder limpiar esos tubos, pero siempre nos han argumentado que tienen ‘problemáticas’ en otros lados ‘más fuertes’, que las de nosotros deben esperar. La misma CAR ha dicho que eso es un humedal, pero en realidad es un sumidero de aguas negras, sin embargo ellos insisten en que por un protocolo internacional que hay, para ellos es un humedal por el solo hecho de que existe una ‘fuente hídrica’, pero lo que pasa es que están ignorando lo que está pasando a pesar de las evidencias presentadas”, explicó Mónica Valderrama, habitante de Quintas de Santa Ana IB.

Valderrama señaló que es necesario que por parte de las secretarías de Planeación e Infraestructura, así como de la misma CAR, se autorice la nivelación topográfica para recuperar el parque, al igual que se brinde asistencia con una máquina Motoniveladora para adecuar el terreno y poder iniciar con la readecuación del parque que está tapado por la tierra y los residuos.

De la misma manera, teniendo en cuenta que las aguas negras provienen de allí, la líder comunal dijo que enviaron un Derecho de Petición a la Señora Melba Ducuara, Rectora de la Institución Educativa Nuevo Compartir, con las fotos y todas las evidencias para darle a conocer la problemática, pero que aún así ella hizo caso omiso a la petición y no ha respondido.

“Mónica me comentó alguna vez de los olores tan insoportables que salían de una laguna ubicada acá, lo cual se me hizo raro porque aquí jamás ha habido una laguna. Cuando a verificar la situación, descubrí que esos olores eran ‘peores’ que los del Río Bogotá y que la supuesta laguna no era más que un depósito de aguas negras que despiden un gas que no deja respirar, un zancudero y una cantidad de plagas que no dejaba en paz a la gente”, agregó Matilde Fino, vecina del sector.

El compromiso de la nueva Administración

Aunque la situación es compleja, los vecinos de este barrio han logrado dar un paso importante de cara a solucionar este impase y volver a tener a su disposición el parque y las zonas verdes que alguna vez existieron, pues con el Alcalde electo Juan Carlos Nemocón, han establecido un compromiso para que se logren adelantar las acciones necesarias para cumplir con ese cometido:

“La idea es luchar para recuperar el Parque como nos dijo Juan Carlos Nemocón, quien nos aseguró que si llegaba a ser Alcalde se comprometía con nosotros a su recuperación, entonces estamos esperando que ese compromiso se haga efectivo”, expresó Valderrama.

“El compromiso con el nuevo Alcalde Juan Carlos Nemocón es destapar las tuberías con el vactor, conectar las aguas negras que salen a los pozos y ahí sí hacer un relleno topográfico a fin de secar totalmente el depósito y finalmente recuperar el parque”, concluyó Fino.