Lo sucedido el pasado viernes en el barrio León XIII con el incendio en la fábrica Pegantes y Soluciones Sansón, fue sólo un nuevo capítulo de las emergencias y las tragedias que se han registrado en el municipio por culpa de las empresas que realizan sus actividades fuera de lo legal y sin un control eficaz por parte de las autoridades.


Vale la pena recordar algunos casos que han ocurrido anteriormente, como por ejemplo la explosión del 19 de mayo de 2008 en la fábrica Perfidecol (hoy Laminados JAB SAS), que en ese momento dejó dos muertos, y que hoy sigue causando serias problemáticas a la comunidad residente en el sector de Compartir La Isla. Así mismo, es importante mencionar las emergencias que en más de una ocasión se han registrado en la industria pirotécnica El Vaquero, donde igualmente la ilegalidad y los procedimientos realizados al margen de las medidas mínimas de seguridad industrial, han dejado heridos, muertos, pérdidas y perjuicios a las comunidad que residen cerca de esta fábrica. La emergencia más reciente presentada ocurrió el 14 de marzo del año 2011.

En todos los casos, la comunidad es clara en manifestar cuál es la principal causa de cada una de las citadas emergencias, que más allá de las circunstancias propias en las que se hayan presentado, derivan del escaso control de las autoridades locales, al permitir que estas empresas realicen sus actividades de forma irregular, sin ningún tipo de control, teniendo en cuenta que en casi todo el territorio municipal, fácilmente se puede encontrar una fábrica en medio o alrededor de dos viviendas, dada la nula claridad que existe sobre el uso que se le debe dar al suelo.

“Lo sucedido el pasado viernes es un problema que aqueja a la comuna tres y a la mayoría del municipio de Soacha, varias veces los medios de comunicación han hecho las respectivas denuncias y nos han acompañado en el seguimiento, sin embargo vemos que no pasa nada. Los inspectores de policía se van hasta las últimas instancias de la Ley 232 de 1995 (que reglamenta y regula el funcionamiento de los establecimientos comerciales), y se dilatan los procesos, por lo tanto este es un problema delicado…

… Creemos que la Administración Municipal tiene que tomar medidas en el uso que tiene la industria en Soacha, pues este es mixto con el uso habitacional del suelo, y constituye una situación que nos aqueja a todos los habitantes de la ciudad. Todos los días conocemos denuncias de las comunidades por este tema, por eso quiero pedirles al Señor Alcalde y al Secretario de Planeación que tomen cartas en el asunto y sean más efectivos y veraces, para que miren todo el riesgo que está generando la industria asentada en el municipio de Soacha”, explicó Wilson Rodríguez, Concejal de Soacha.

Pero a pesar de que la Ley 232 en teoría dicta los parámetros que se deben tener en cuenta a la hora de regular el funcionamiento de las industrias, las fábricas y los establecimientos comerciales, el Concejal Rodríguez, quien además está terminando sus estudios de Derecho, indicó que la misma norma permite que se dilaten los procesos y se dé facilidad para que todos estos casos sucedan:

“Debe haber mano dura contra todo esto que está pasando en Soacha, con las industrias y las fábricas. No podemos seguir pensando como un pueblo, tenemos que mirar este tema como una ciudad. Dentro de la reestructuración de la Alcaldía Municipal, hay que empezar a mirar todo el tema organizacional interno, a fin de organizarnos y poder tomar medidas contra todas estas empresas”, agregó el Cabildante del Partido Verde.

Lo dicho por Rodríguez coincide con otro caso que sigue vigente en el mismo barrio León XIII con una fábrica de mármol, que a pesar de las evidencias de los daños que ha causado a las viviendas vecinas y las reiteradas denuncias que los vecinos han hecho, sigue funcionado sin problema o restricción alguna.

Carlos Peña es un trabajador que labora cerca de la fábrica que se incendió el pasado viernes, él fue testigo de los hechos y narró la situación que se vive en el sector con la amenaza que tiene la comunidad por culpa de las irregularidades bajo la que operan estas empresas:

“Nosotros varias veces notamos anomalías en esta fábrica, la verdad las condiciones en las que trabajaban no eran las mejores, y a pesar de que varias personas advertimos sobre lo que pasaba y lo que podía suceder después, nadie nos prestó atención. Lo que pasó el viernes se hubiera podido prevenir, pero desafortunadamente no se hizo”.

De la misma manera se refirió John Cardona, quien también presenció la emergencia del pasado viernes en León XIII: “Con tantas advertencias que hemos hecho y conociendo los casos que se han presentado antes, no entiendo cómo las autoridades no han tomado las medidas correspondientes. No sé si es que están esperando a que haya otra emergencia”, concluyó Cardona.