Alias ‘La Chiqui’ y tres de sus cómplices fueron capturados tras comprobar que hacían llamadas extorsivas a comerciantes de Soacha, a quienes le pedían dinero a cambio de no atentar contra su vida.

El Comando de Policía Cundinamarca, a través del Grupo Antisecuestro y Extorsión GAULA, en coordinación con la Seccional de Inteligencia Policial SIPOL y la Fiscalía General de la Nación, logró desarticular al grupo delincuencial “Los Quiñones”, dedicados a la extorsión en Soacha y la ciudad de Bogotá.

Mediante la operación “Avalancha” se materializan cuatro capturas por orden judicial por los delitos de extorsión agravada y concierto para delinquir agravado; luego de un año de seguimiento a través de interceptaciones, la recepción de las denuncias hechas por sus víctimas, se logra obtener pruebas que fueron presentadas a la Fiscalía General de la Nación, para que fueran emitidas las órdenes de captura.

Este grupo delincuencial común organizado, contaba con tres mujeres una de ellas conocida como “La Chiqui” quien hacía las veces de cabecilla, y figuraba en las bases de datos de las empresas de giros para coordinar el cobro de los mismos, producto de las extorsiones.

De igual forma, destacamos la captura de alias “Alex”, quien registra en las empresas de giros movimientos de dinero por un valor total de 14.000.000 pesos, en el periodo comprendido del 02/12/2019 hasta el 30/07/2020.

Las exigencias de dinero oscilaban entre los $50.000 y $200.000 pesos; además, aprovechaban el conocimiento del sector (barrios León XIII y San Mateo), para generar llamadas extorsivas al gremio del comercio y a la comunidad en general, bajo las modalidades suplantación de grupos armados y suplantación de autoridades.

Los hoy capturados presentan anotaciones judiciales por los delitos violencia intrafamiliar, hurto agravado, abuso de confianza, uso de menores de edad en la comisión del delito, lesiones personales y fuga de presos.

La Policía Nacional, invita a la comunidad en general a poner en conocimiento de las autoridades, cualquier hecho que afecte la convivencia y seguridad ciudadana a través de la línea 123, CAI o estación de Policía más cercana.