El próximo 4 de agosto María Camila Rincón cumplirá sus 18 años de edad, justo unos pocos días antes de que reciba el mejor regalo de cumpleaños de toda su vida, que por ende se convierte en la que puede ser calificada como ‘la más grande experiencia de su existencia’: entrar a la Universidad de Harvard.


feria-empleo-soacha

feria-empleo-soacha


Esta joven, nacida en Soacha, que por esas circunstancias de la vida tuvo la oportunidad de emigrar a los Estados Unidos al lado de su familia para buscar un mejor futuro, hoy protagoniza el que sin duda se convierte en el más grande orgullo de los soachunos en toda la historia, pues si bien puede que no sea la primera en alcanzar esta inmensa meta, sí es una de las pocas personas nacidas en esta esta tierra que lograr superar las barreras y los obstáculos para ocupar un destacado lugar dentro de los perfiles más brillantes del mundo.

Antes de su partida este 18 de agosto, María Camila compartió con los soachunos un momento para hablar acerca de este ‘sueño hecho realidad’ y contar cómo logró lo que para muchos podría ser catalogado como un imposible desde su llegada al país y su paso por la ‘Pompano Beach High School’ hasta llegar a Harvard:

Periodismo Publico.com: María Camila, acabas de obtener un importante reconocimiento en Estados Unidos, te han otorgado una Beca para estudiar en la Universidad de Harvard, ¿cómo alcanzas este importante logro?

María Camila Rincón: Para que me aceptaran en Harvard tuve que acudir a la convocatoria igual que lo hicieron los otros 30.000 estudiantes que se presentaron este año. Para ello tuve que escribir dos ensayos y responder múltiples preguntas sobre mis años en bachillerato, qué hice en las actividades extracurriculares, mis notas, el Examen SAT (que es el equivalente a la Prueba del ICFES de Colombia) y muchas otras preguntas basadas en los obstáculos que he superado y las experiencias importantes en mi vida. Para conceder la beca, la Universidad escoge a sus estudiantes basándose en sus méritos académicos y extracurriculares, de ahí que a quienes son aceptados se les evalúe para ver si necesitan ayuda financiera, para que a partir de eso sean otorgadas las becas teniendo en cuenta el salario de los padres, cuántos estudiantes hay en casa, de qué colegio viene la persona y otros aspectos relacionados con la condición social del estudiante.

PP.com: Bueno, tú y tu familia están radicados en Estados Unidos desde el año 2002, ¿cómo llegas a este país?

MCR: Mis padres decidieron mudarse a Estados Unidos porque la economía aquí estaba muy baja y sobre todo porque allí había mejores oportunidades para todos nosotros. Yo empecé a estudiar en un colegio público y durante los nueve años que he estado allá siempre he estudiado en escuelas oficiales. Al principio fue muy duro porque yo no sabía inglés y apenas tenía ocho años. Duré dos años en el salón con una compañera que me ayudaba a entender lo que decía la profesora y gracias a Dios con todo lo que he aprendido de mis padres y mi familia acerca de que uno debe esforzarse en la educación, pude aprender el idioma y me empezó a ir muy bien en el colegio, logré mantener unas buenas notas y a medida que aprendí cómo funcionaba el Sistema Educativo Americano me fui involucrando y adaptando más hasta llegar a tener la fortuna que tengo hoy de ser aceptada en Harvard.

PP.com: María Camila, escogiste estudiar Relaciones Internacionales, ¿qué te motiva a seguir esta carrera y por qué te inclinas hacia esa Rama del conocimiento?

MCR: Con las experiencias que he tenido siendo inmigrante en Estados Unidos, teniendo que aprender otro idioma y adaptarme a otra cultura, me parece muy interesante saber cómo se relacionan las personas de otros países, de diferentes culturas y grupos étnicos. Por ello me gustaría en un futuro ayudar a mejorar esas relaciones con otros países. Esta carrera además es un requisito que debo cumplir para llegar a la Escuela de Leyes, porque en Estados Unidos uno no entra a estudiar Derecho como a cualquier otra carrera, esta escuela es como un Postgrado y un Doctorado, entonces debo cursar primero esto para llegar a la Escuela de Leyes.

PP.com: ¿Qué significado tiene para ti estar a punto de ingresar a la mejor Universidad del mundo?

MCR: Este es el fruto de todo el trabajo de mi familia, ellos me han criado y les estoy demostrando que su esfuerzo dio frutos buenos. Para el País es una señal de que aunque aquí la situación no esté tan bien como en Estados Unidos, podemos demostrar que los colombianos sí podemos y nuestro país tiene mucho talento, pues con este somos capaces de mostrar que somos dignos de valorar y que nuestro trabajo tiene calidad y podemos salir adelante en el mundo, así no tengamos la mejor economía o vivamos con muchos problemas sociales.

PP.com: Sabemos que eras muy niña cuando saliste del país, sin embargo nos gustaría saber cómo era tu vida antes de conocer este nuevo mundo.

MCR: Cuando me fui tenía ocho años y no recuerdo mucho, pero no olvido que vivía en Soacha y estudiaba en Bosa en el Colegio Inmaculado Corazón de María. Mis padres trabajaban en Bogotá y juntos llevábamos una vida como la de cualquier otra persona.

PP.com: ¿Quién es María Camila Rincón?

MCR: Una joven de 18 años perteneciente a la familia Monroy Garibello de Soacha, que aspira a incursionar en el mundo de la Política para retribuir a Colombia todo lo que le ha dado, al igual que a su familia.

PP.com: ¿Qué mensaje enviarías hoy a toda la juventud de Soacha y de Colombia a propósito de este logro y esta experiencia que has alcanzado?

MCR: Sí se puede, aunque las metas parezcan lejanas y muy difíciles de alcanzar, con trabajo y esmero se pueden lograr.
PP.com: ¿Cómo te ves de aquí a cinco años?

MCR: Espero estar trabajando para una organización del Gobierno en Estados Unidos y mirar a qué Escuela de Leyes voy a entrar. Ojalá después de que pasen los años, pueda mejorar más las relaciones entre Colombia y Estados Unidos para beneficiar la Economía de acá, la situación de seguridad y la proyección hacia el exterior.

PP.com: ¿Cuál es tu Proyecto de Vida?

MRC: Quiero convertirme en Embajadora para Estados Unidos y Colombia, ser el enlace de las relaciones entre ambos países. De antemano quiero agradecer a toda mi familia por todo el apoyo que me han brindado en las buenas y en las malas, por ser una base que siempre podré tener acá para volver a estar con ellos sin importar que esté lejos de mi país, de manera que pueda revivir todo lo que no tengo en Estados Unidos, pues ellos me siguen fomentando todos los valores con los que me criaron.

PP.com: ¿Qué es lo que más extrañas de Colombia y de Soacha?

MCR: El calor humano que tenemos acá, a mí me criaron como colombiana y las costumbres autóctonas jamás se olvidan. Todo lo relacionado con la cultura y la forma en que las personas actúan, cómo se tratan, eso es lo que más extraño de mi país. No es que los ‘gringos’ se traten mal, sino que tienden a ser un poco más independientes e individuales, trabajan para su propio beneficio y no usan tanto ese sentido de comunidad que tenemos acá para ayudar al prójimo y velar por que todos salgamos adelante, es decir que se enfocan más en el bien individual que en el colectivo.

PP.com: Una frase para el cierre…

MCR: A pesar del molde en el que uno nazca en la sociedad, sin importar de dónde se venga, es posible romper con ese esquema y probarle a todo el mundo que uno es capaz de lograr todo lo que se proponga, sin necesidad de seguir las expectativas de los demás y de la sociedad misma.