Un estudio elaborado por Fedesarrollo y presentado por Andemos (Asociación Colombiana de Vehículos Automotores), reveló que más de 55% del parque automotor (casi 5 millones de vehículos) tiene más de 10 años de antigüedad, o peor aún: una de cada tres unidades suma más de dos décadas en funcionamiento.


Este escenario resulta paradójico ante las principales características que han definido al mercado automotor en los últimos cinco años: un precio del dólar barato, importación de vehículos con cero arancel tras la firma de tratados de libre comercio y un índice de motorización bajo, lo que significa que aún es deficiente esa proporción de 120 vehículos nuevos por cada 1.000 habitantes.

Y como si estos factores no fueran suficientes para aumentar la demanda de vehículos cero kilómetros, Mauricio Reina, investigador de Fedesarrollo, precisó que en los últimos años cinco millones de colombianos han ingresado a la clase media. “Indiscutiblemente, el sector automotor está creciendo mucho más que la economía en general, y eso se debe al aumento del ingreso per cápita del colombiano y al alza del poder adquisitivo”, indicó Reina.

Efectivamente, este grueso de colombianos está impulsando la venta de vehículos (con un crecimiento de 8,2% entre enero y septiembre), aunque no tanto como para tener un parque automotor más actualizado.

De acuerdo con las cifras de Fedesarrollo y Andemos, 21,8% de los vehículos automotores de los casi 5 millones que ruedan por Colombia (sin motocicletas y otro tipo de vehículos especiales como maquinaria) tienen menos de 5 años, esto es, 998.700 vehículos. Otro 21,7% (992.400 unidades) tiene una antigüedad de entre 5 y 10 años, 8,7% (398.600 unidades) entre 11 y 15 años, 15,5% (709.200 unidades) entre 16 y 20 años, y 32,4% (1.483.600 unidades) posee más de 20 años de antigüedad.

“Tener carros viejos en Colombia es muy barato pues son los que menos impuestos pagan. Pero, a su vez, tienen mayores efectos negativos, como la contaminación. En otros países han definido que entre mas viejo, más contamina, entonces más pagan. En Colombia el esquema está al revés y por eso la gente no sale de su vehículo viejo”, indicó Oliverio Enrique García, presidente de Andemos.

El vocero agregó que la inexistencia de un programa de chatarrización eficiente también afecta. “El programa existe, pero no funciona con la celeridad requerida y de la mejor forma”, dijo. No descartó que ese más de 55% de vehículos con más de 10 años de antigüedad vaya disminuyendo ante el alza del ingreso en los hogares.
s
El presidente de Andemos, Oliverio Enrique García, dijo que el estudio (hecho hasta 2012 pues no hay cifras actualizadas) ayudó a desmitificar que el carro es un tema de personas en estrato alto. “La gente piensa que el problema de la congestión vehicular y el exceso de carros en las vías es de ricos y eso no es así, pues 75% del parque está en los estratos 2, 3 y 4”, indicó. También dijo que el impacto económico del sector automotor es de $52,3 billones, de los cuales 21,3% ($11,1 billones) lo aporta la industria, 23,1% ($12,1 billones) el comercio y 55,6% ($29,1 billones) los bienes complementarios, como talleres, combustible, peajes y seguros.

Fuente: Larepublica.com