La crisis que ha generado el aislamiento obligatorio alcanzó también a 16 familias que basaban sus ingresos diarios en el transporte de personas en moto, entre el Altico y Altos de la Florida en Soacha. Ya no hay comida y nadie les ha brindado apoyo para sobrevivir en la cuarentena.

Tras la cuarentena impuesta por el Gobierno Nacional para prevenir el contagio del Covid-19, transportadores que llevaban personas hasta Altos de la Florida, ubicado en la comuna 6 de Soacha, han quedado sin forma de emplearse. Además argumentan que si pudieran trabajar,  sería un beneficio para ayudar a evitar aglomeraciones en el transporte público

Transportadores motorizados argumentan que  las  medidas impuestas están impidiendo que al menos tengan esta herramienta para obtener un sustento ante la crisis por el coronavirus  y poder llevar alimento a sus hogares.  “Esta es una alternativa que estamos buscando ya que no podemos trabajar en lo nuestro debido a la cuarentena, somos personas que proveemos a nuestros hogares y por esto hemos tenido que buscar alternativas; además utilizamos las medidas de seguridad tanto nosotros como las motos, ayudamos a transportar enfermeras, adultos mayores y con eso nos rebuscamos para  alimentar a nuestras familias”, sostuvo Pedro Mora, uno de los afectados.

Además, argumentan que es mucho el flujo de personas que se evidencia  en los pocos buses que suben al sector de Altos de la Florida.  Jhon Pulido, otro de los afectados, comenta que “nosotros prestamos un servicio ya que ahora está suspendido el que antes había con los carros que subían personas acá al barrio; igual tenemos las prevenciones necesarias y viendo que las busetas suben muy llenas,  muchas personas se quedan sin transporte. Esta es la forma en la que buscamos  nuestro  sustento, porque no hemos sido beneficiarios de ninguno de los subsidios que ha dado el gobierno, por eso nos toca buscar medios para conseguir lo del diario”. Y como él, más compañeros quieren se escuchados.

Daniel Cabezas: “Soy uno de los trabajadores con las motos, ayudamos a subir a la gente y acá prácticamente también nos ha impulsado que la delincuencia está peor cada día, entonces quisimos aportar para evitar esto, además yo tengo hijos, vivo con mi madre, mis hermanos y si nadie trabaja no podemos comer, entonces es la única forma que tenemos de conseguir ingresos”.

Fredy Vanegas: “Estoy acá en el Altico como con unas 10 motos, hay mucha gente y las busetas suben muy llenas, pero no nos permiten  trabajar ni ayudar a subir personas, tanto para apoyar a los habitantes como para ayudarnos a nosotros mismos”.

Finalmente, solicitan a las autoridades que les brinden algún tipo de solución  y apoyo, y les permitan trabajar para de este modo poder conseguir los recursos que necesitan en sus hogares y así solventar la crisis por la que atraviesan,  no sin antes aclarar que este es un servicio que en la mayoría de casos son las mismas personas quienes lo solicitan. Además argumentan que utilizan todos los elementos de seguridad como guantes, tapabocas y desinfectan constantemente el casco y las motos, y exigen a los pasajeros las respectivas medidas de protección.  

Por Natalia Soto Parra