Aunque la mayor parte de mujeres marcharon pacíficamente, un pequeño grupo de encapuchadas se dedicó a romper y destruir.

Los episodios de vandalismo se vivieron cuando la marcha se dirigía a la Plaza de Bolívar, incluso hubo agresión a periodistas de algunos medios de comunicación.

La alcaldesa de Bogotá Claudia López, lamentó estos hechos a los que calificó como violencia absolutamente inaceptable.  “Lamento que marchas pacíficas reivindicando causas de las mujeres, sean aprovechas por unas 30 mujeres absolutamente violentas que agredieron a periodistas, rompieron estaciones de TM y establecimientos. Eso no es democracia, ni feminismo. Es violencia absolutamente inaceptable”, escribió en su cuenta de Twitter.

Fue necesaria la intervención del ESMAD para dispersar a las mujeres que intentaron prender una iglesia, rompieron vitrinas y dañaron locales y estaciones de Transmilenio.  

Al final, la concentración terminó en la Plaza de Bolívar con la velatón y el concierto programado para celebrar el Día de la Mujer trabajadora.