Molestos están líderes y habitantes del barrio el Nogal con una vecina que pagó un maestro para que tumbara la mitad de un reductor de velocidad.

Aseguran los residentes que se había instalado el reductor porque los vehículos pasaban a alta velocidad, amenazando la vida e integridad de niños, adultos y ancianos.

Lo que afirman los residentes del Nogal, barrio ubicado en la comuna dos, es que por sus calles pasa toda clase de vehículos, que aumentan cuando hay bloqueos y congestión en la Autopista, o en los planes Éxodo y Retorno. “Pasan hasta tractomulas y flotas por las vías internas, muchos a alta velocidad”, dijo una habitante.  

 Sin duda el reductor representaba seguridad para los peatones, pero la vecina no midió las consecuencias y tumbó la mitad que daba al frente de su vivienda.  

“Lo más absurdo es que esta señora sacó plata de su bolsillo y pagó un maestro para que hiciera el trabajo de destruir el reductor de velocidad. Todos los vecinos del Nogal estamos muy preocupados por lo que hizo esta mala vecina, porque esta calle es muy peligrosa ya que es utilizada por toda clase de vehículos, que no respetan al peatón y exceden los límites de velocidad en una zona que es residencial”, añadió un líder del sector.

La propietaria de la vivienda color curuba es señalada de haber pagado para tumbar el reductor

Hay que tener en cuenta que en la zona se ubica el colegio Laura Vicuña y cuando regrese la presencialidad, cientos de estudiantes volverán a transitar por estas calles, por eso los residentes llamaron la atención de las autoridades para que intervengan y se garantice la seguridad de los peatones.

Además, en el barrio hay personas de la tercera edad enfermas y niños que salen a jugar, por eso los residentes del Nogal tildaron de “mala vecina” a la persona que pagó para que quitaran el reductor. “Es el colmo que en vez de velar por la seguridad de los estudiantes y de los habitantes del sector, ponga en riesgo la integridad de todos”, dijo.

 Finalmente, la comunidad hizo un llamado a la Alcaldía de Soacha, especialmente a la Secretaría de Movilidad, para que controle el paso desmesurado de vehículos por estas vías, le ponga freno a la alta velocidad de los vehículos y evite que el transporte pesado se movilice por estas reducidas vías.