A diario, las Secretarías de Ambiente y Movilidad y la Policía de Tránsito se toman las principales avenidas bogotanas para controlar los vehículos que contaminan el aire con bocanadas de humo. Los que no pasan los controles reciben como castigo una visita a los patios y una sanción económica.


La Autoridad Ambiental del Distrito manifiesta que en los operativos de monitoreo y control de emisiones realizados en vía a los vehículos a gasolina se les realiza la prueba de control de emisiones la cual consta de tres pasos: una revisión de documentos, una inspección visual y una prueba con equipo.

Cuando un vehículo es detenido en vía, la Policía de Tránsito verifica que el conductor porte el Certificado de Revisión Técnico-Mecánica de Gases, el cual debe estar vigente. Si no lo tiene o está vencido, el automotor es inmovilizado y el conductor recibe la multa de 15 salarios mínimos legales diarios vigentes.

Si tiene al día el certificado, el vehículo es sometido a una inspección visual por parte de la SDA, que consiste en: verificar que no existan fugas del tubo de escape, porte y estado del silenciador, tapas de llenado de aceite del motor y del tanque de combustible, que no tenga salidas adicionales, temperatura adecuada de operación y que no cuente con emisiones visibles de humo negro o azul por más de 10 segundos consecutivos.

El castigo para los que no pasan esta segunda parte de la prueba es la inmovilización y los 15 salarios diarios. Los que pasan tienen que someterse a la tercera parte de la prueba con equipos.

Se trata de un profundo análisis de gases. Si se “raja” en alguno de los niveles permisibles de emisión vuelve y juega el castigo: va a parar a los patios y recibe la multa.

“El porte del certificado de revisión técnico-mecánica no asegura que el vehículo no haya sufrido algún desgaste, lo que influye en el aumento de sus emisiones. Esta es la razón de ser de los operativos de control que a diario realiza la SDA, para contribuir a mejorar la calidad del aire del Distrito Capital”, manifestó Juan Antonio Nieto Escalante, Secretario Distrital de Ambiente.