La comercialización de estupefacientes en Parque Campestre de Soacha se hace a cualquier hora y delante de niños y personas de bien. Las rejas del conjunto son el sitio preferido.

Si bien no es el único conjunto que presenta este problema, las quejas son recurrentes y según testimonios, casi a diario se detectan vendedores que pasan la droga por entre las rejas.

Residentes de Parque Campestre en Soacha están cansados de presenciar la venta de estupefacientes en su conjunto, sin que se tomen las medidas pertinentes para evitar que se venda droga delante de niños y personas de bien.

“El problema es que hay muchachos del conjunto que compran o venden sus dosis, entonces hay mucho padre de familia que no hace nada debido a que sus hijos están metidos ahí, pero es un problema tenaz para los que tenemos niños y adolescentes no los podemos dejar salir solos. Eso es casi a diario que por entre la reja meten o sacan la droga, pero la policía no colabora y dentro del conjunto tampoco”, dijo un padre de familia.

Según un residente de Parque Campestre, la cadena es de doble vía. Algunas veces los distribuidores llegan hasta las rejas del conjunto y se contactan con los compradores para entregar las dosis, pero hay momentos que es a la inversa, es decir, al conjunto llegan los consumidores a adquirir el producto.

La preocupación de los padres de familia que rechazan el consumo de drogas es que se vende a plena luz del día sin importar si hay niños observando la comercialización de los estupefacientes.