El inflable había sido instalado en un parque del barrio el Sosiego de Bogotá, cuando de un momento a otro salió volando. Pasó por el techo de una casa y fue a dar a un colegio.

Aseguran los vecinos de este barrio de la localidad Rafael Uribe Uribe, que dentro del saltarín había cinco niños cuando un fuerte ventarrón levantó el inflables y este salió a volar.

De acuerdo a los relatos, cuatro de los menores cayeron al piso antes de que el inflable cogiera altura, pero una niña quedó dentro de la atracción y fue a parar al techo de una vivienda.

“Inicialmente el inflable cayó en el techo de una casa, allí cayó la niña y se rompieron algunas tejas, pero el viento lo siguió arrastrando y fue a parar a un colegio”, dijo una de las vecinas que presenció el hecho.

Por fortuna, la menor pudo ser rescatada de inmediato por su padre y llevada a un centro asistencial donde después de evaluarla y atenderla, fue dada de alta.

Lo que aseguran los vecinos es que la atracción no contaba con las medidas de seguridad apropiadas, motivo por el cual las autoridades recomendaron a los padres de familia no montar a sus hijos en el primer juego que vean en un parque o zona verde.