Quizá se volvió normal que los colectivos se llenen sin importar distanciamiento y aglomeraciones, pero lo que muchos no toleran es la grosería de algunos conductores.

Lo que más se prohíbe en días de pandemia son las aglomeraciones en espacios cerrados, especialmente, pero parece que el transporte público hace oídos sordos, por eso un ciudadano de Soacha decidió hacer el reclamo, pero a cambio recibió agravios y palabras soeces.

El caso ocurrió en un colectivo que cubre la ruta San Humberto Bosa, por Ciudad Verde. Al ver que el conductor permitía el ingreso de más y más pasajeros cuando el colectivo estaba lleno, decidió hacerle el reclamo. “Lo llenó hasta el tope, y al hacerle el reclamo para que no recogiera más y que tuviera las ventanas abiertas, se puso todo grosero conmigo y me dijo que no faltaban los sapos, que si quería me devolvía el pasaje”, aseguró uno de los pasajeros.

 Pero este es solo un caso, porque en Soacha se volvió costumbre que conductores y empresas no atiendan el llamado a cumplir los protocolos de bioseguridad. “En cualquier colectivo que uno se suba en hora pico es lo mismo, y uno qué hace. O se sube, o simplemente no llega al trabajo, y más por estos días que no hay Transmilenio”, aseguró Yesid Sarmiento, residente en el barrio Ricaurte.

Muchos ciudadanos llamaron la atención de los trasportadores para que eviten llenar al máximo colectivos y buses, y pidieron que cuando se haga un reclamo, no se trate mal al pasajero. Sin embargo, un conductor salió al paso e hizo lo mismo con los usuarios.  “Es que a uno como conductor muchas personas lo tratan mal, creo que el respeto debe ser mutuo”, puntualizó.